amistoso

El Betis tampoco arranca ante el Benfica (2-1)

  • Sergio León se estrena como goleador en un Betis que todavía necesita mejorar en el estilo de Setién. El equipo bético se muestra feble atrás y sin profundidad

Un lance del amistoso Benfica-Betis. Un lance del amistoso Benfica-Betis.

Un lance del amistoso Benfica-Betis. / RBB

Más sombras que luces dejó el Betis en su primer test serio de la pretemporada, que dejó la segunda derrota para los de Quique Setién ante un Benfica que tampoco exhibió el poderío que se le supone a uno de los grandes de Portugal. La eficacia de Seferovic le bastó a los de Rui Vitoria para superar a un conjunto verdiblanco que evidenció que todavía le falta para asumir el estilo de juego que pretende su entrenador. La debilidad atrás y la falta de profundidad son dos de los aspectos a mejorar y no sólo por Setién, sino también por el trabajo de la dirección deportiva para culminar una plantilla que todavía necesita refuerzos para ser competitiva. Con Tello y Sanabria convalecientes de sus respectivas dolencias y Guardado como espectador tras haberse incorporado ayer al equipo, Setién aguarda aún la llegada de al menos cuatro incorporaciones que eleven el nivel.

Quizá lo más positivo para el Betis lo dejó Sergio León, que se estrenó como goleador con una buena definición tras una dejada de Joaquín. A la espera de la recuperación de Sanabria, el palmeño recuperará tranquilidad, después de que en los dos primeros encuentros se le resistiera ese deseado tanto.Tuvo el Betis una puesta en escena más correcta que en anteriores encuentros. Con un once con más posibles titulares y un pivote como De la Hoz más acostumbrado a esa función, los verdiblancos se acercaron a la portería de Julio César con sendos disparos de Iván Navarro y Narváez, aunque ambos defectuosos. Los de Setién partían con ese 4-3-3 que viene empleando en esta pretemporada, con una presión más alta que en los dos partidos anteriores y con la intención de convertirse en protagonista.Pero fue un espejismo. Al Betis le costaba romper el muro lisboeta y la circulación de balón casi siempre se quedaba en campo propio. Todo empeoró tras un error de Amat. Su defectuoso pase generó un contragolpe del Benfica que Seferovic culminó con una vaselina sobre un Adán demasiado adelantado. El Betis sintió el golpe y el conjunto lisboeta disfrutó de varias ocasiones, sobre todo en un remate de Seferovic al que sí respondió esta vez el portero. El Benfica, sin demasiada clarividencia en su juego, sí se sintió más cómodo con el 1-0, pero de nuevo el partido sufrió un giro inesperado.

En una buena acción de ataque iniciada con una apertura de De la Hoz, Joaquín controló el balón dentro del área para ceder a la llegada de cara de Sergio León, que remató ajustado al poste derecho para establecer la igualada. Así se llegaría al descanso, con un duelo con alternativas, pero en el que apenas se inquietaron a las porterías contrarias. El Betis ofreció mejores sensaciones –peor era complicado– que en sus dos primeras apariciones veraniegas, pero todavía lejos de lo esperado.

Sólo hizo un cambio en la portería Setién durante el intermedio, una prueba más de que a este partido ya sí se le otorgaba una importancia mayor, pero la salida de vestuario tampoco fue buena. Seferovic se plantó solo ante Dani Giménez, después de que la zaga, muy adelantada, no tirase correctamente la línea de fuera de juego, y apenas tuvo problema para superar al meta y poner de nuevo en ventaja al conjunto lisboeta. Las imprecisiones se sucedían en la salida de balón desde atrás, aunque el Betis a punto estuvo de empatar con un disparo raso de Narváez, que se marchó desviado. El carrusel de cambios habitual en este tipo de partidos provocó numerosas interrupciones, además de una pérdida de calidad en ambos equipos. Aun así, Fabián realizó la mejor acción individual del encuentro, pero su disparo fue directo al poste cuando ya parecía que el Betis de nuevo apuntaba a la igualada.

De ahí al final los verdiblancos apenas se acercaron a la portería del Benfica. Sin profundidad en los momentos en los que dispuso de la pelota, incluso los de Setién pudieron encajar el tercero en una falta directa ejecutada por Augusto y que rebotó en el larguero de Dani Giménez.

Sólo han transcurrido dos semanas desde que comenzase la pretemporada en un equipo al que se pretende darle un giro radical, tanto en los nombres como en la propuesta, pero tanto Setién comoSerra Ferrer tienen trabajo por delante. A la espera de refuerzos, necesarios y obligados, el técnico también debe mejorar tanto aspectos defensivos como ofensivos. Ante el Benfica, en el primer examen serio de la pretemporada, el Betis ofreció alguna luz pero sobre todo más sombras.

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios