Real Betis La confianza en ABA

  • El consejo contó con más del 31% de apoyo accionarial en una Junta en la que volvió a presumir de números y de plantilla

  • Existen voces discrepantes, pero no una oposición definida

  • Apoyo y voces críticas

Ángel Haro, entre su consejo, en la Junta de anoche. Ángel Haro, entre su consejo, en la Junta de anoche.

Ángel Haro, entre su consejo, en la Junta de anoche. / Antonio Pizarro

La Junta General del Betis, más larga de lo esperado ante la masiva presencia de minoritarios, dejó una lectura clara: la mayor parte de los accionistas mantienen su confianza en Ángel Haro y José Miguel López Catalán, por más que existan los que no han entendido la salida de Lorenzo Serra Ferrer o los que no compartan el modelo de gobierno del club. Existen esas voces discrepantes en el Betis, pero no una oposición organizada como la que se vivió en tiempos de Manuel Ruiz de Lopera.

"Atrás dejamos tiempos difíciles, en los que la Junta mostraba las crispación que había en el club. Ahora hay 13.300 accionistas que deciden sin imposiciones ni pensamiento único. Que el Betis sea propiedad de todos los béticos es un motivo de orgullo", expuso el presidente a modo de conclusión y antes de lanzar una nuevo mensaje a esos béticos que respaldaron su trabajo: "No vamos a parar para hacer más grande al Betis, cumplimos lo que prometemos, por muy ambiciosos que seamos. El crecimiento es innegable, pero no es suficiente. Entre todos lo haremos más grande".

Fue una Junta en la que el consejo presumió de números. "Son los mejores de la historia del Betis", indicó el presidente, que también quiso relacionar siempre esa mejora de lo económico con lo deportivo, aunque, en este caso, existan matices. "El valor de la plantilla está creciendo y cuando acudimos a mercado hay una visión positiva de nuestro equipo. Atrás quedan los años que teníamos que salir para vender a nuestros jugadores. Hoy nos preguntan muchos equipos", justificó el máximo dirigente.

Apareció el nombre de Lorenzo Serra Ferrer, en boca de muchos accionistas que no entendieron su adiós. "El crecimiento sólo se puede conseguir con trabajo en equipo", fue la única justificación que salió del consejo sobre la salida del balear. "Estamos muy agradecidos a Serra. En tres etapas nos ha hecho felices", le respondió otro accionista. No se habló de Quique Setién, pese a la controversia que generó entre los béticos y pese a que ha sido el candidato número uno para relevar a Rubi.

También quedó claro que en el Betis de hoy existen voces discrepantes. Sobre un 18% votó en contra de casi todos los puntos de la Junta. "Son sólo 40 o 50 accionistas", indicó Haro para referirse a esos contrarios que tampoco representan una oposición organizada al consejo. Allí aparecieron el exconsejero Joaquín Caro Ledesma, con la representación también de las acciones de Lorenzo Serra Ferrer, Pablo Castaño, hijo de Manuel Castaño, o algunos representantes de Béticos por el Villamarín, entre los que no encontró Rafael Salas, quien presentase una candidatura alternativa al actual consejo pero que ahora se mantiene al margen de esas disputas.

Tampoco hicieron acto de presencia en la Junta los hermanos Cuéllar, Adolfo y Miguel, béticos activos en otros tiempos, como también José Antonio Tirado, quien sí tomó la palabra en varias ocasiones para defender al actual consejo y pedir el apoyo. "Estuvimos años elogiando al salvador (Lopera) y seguimos ahora con el mismo misticismo (Serra Ferrer). ¿Por qué hay que tener a un señor de por vida? Somos autosuficientes, no necesitamos salvadores", indicó Tirado, en una comparación de la que muchos discreparon.

"Este Betis es muy diferente al de Lopera", fue la conclusión de Ángel Haro para una Junta que renovó su confianza en el actual consejo, a la espera de que los resultados deportivos acompañen a la gestión.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios