Betis El método de Pellegrini

  • El técnico no sólo ha realizado ajustes tácticos en el Betis sino que también controla el día a día a través del peso y de los análisis de orina

  • Entrenamientos cerrados a cal y canto

  • Pellegrini, la gran apuesta

Pellegrini, en un entrenamiento reciente. Pellegrini, en un entrenamiento reciente.

Pellegrini, en un entrenamiento reciente. / Antonio Pizarro

El Betis se ha puesto en manos de Manuel Pellegrini. Sin grandes novedades en la plantilla, la figura del chileno ha adquirido una mayor relevancia para el devenir del equipo en esta temporada y el técnico está aportando diversos aspectos de su método para mejorar el rendimiento individual y colectivo de la plantilla verdiblanca.

No sólo se queda en los ajustes tácticos que se han vislumbrado en el Betis en este inicio del campeonato, sino que el chileno también controla muy de cerca el día a día de los futbolistas. Si todos insisten en la necesidad de trabajar al máximo en cada sesión, Pellegrini vigila otros aspectos que influyen en la preparación.

La plantilla se somete a un control de peso diario, algo también habitual con otros técnicos pero no tan estricto, ya que Pellegrini y su cuerpo técnico guardan una obsesión con ese aspecto; además, los jugadores se realizan también un análisis diario de la orina. Los técnicos quieren conocer la hidratación a través de ese examen y así determinar si la alimentación está siendo la adecuada.

Para los expertos en este ámbito, una hidratación adecuada, lo que con frecuencia se denomina normohidratación, es importante para la salud y el bienestar, e incluso pequeñas pérdidas de agua corporal pueden afectar de forma negativa al músculo en cuanto a la fuerza, la resistencia y la captación máxima de oxígeno.

Para Pellegrini esas condiciones son básicas para que un futbolista puede competir. "Si algún jugador está un kilogramo por encima o por debajo de su peso, el técnico no lo deja participar, ya que lo considera casi como un lesionado", aseguran desde el entorno del entrenador.

Antonio Cordón y Manuel Pellegrini, en la ciudad deportiva. Antonio Cordón y Manuel Pellegrini, en la ciudad deportiva.

Antonio Cordón y Manuel Pellegrini, en la ciudad deportiva. / Antonio Pizarro

También el chileno, que cuenta con el apoyo del director general deportivo, Antonio Cordón, pretende que no exista demasiado ruido alrededor del equipo. Así, ha limitado la presencia de personal del club tanto en los entrenamientos como en los desplazamientos. Empleados de comunicación y otros que trabajaban día a día cerca de la plantilla apenas pueden aparecer en las sesiones de trabajo, que quedan totalmente cerradas en la jornada en la que se organizan partidillos o trabajo táctico.

En los viajes, el equipo y el cuerpo técnico forman un grupo que almuerza y convive alejado del resto de expedicionarios, entre los que se incluyen los miembros del consejo de adminitración, los utilleros, fisioterapeutas o los trabajadores de comunicación.

Pellegrini ejerce un liderazgo tranquilo, aunque se muestra inflexible cuando algo no le gusta, como ocurrió con la derrota en Getafe y esa intensa charla que mantuvo con sus jugadores, otra prueba más de ese método que lleva tres décadas perfeccionando.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios