Betis Una resaca de dos caras

  • El Betis vive el día después con el enfado por la actuación del VAR pero también con la ilusión de un equipo que exhibió carácter competitivo

  • Los verdiblancos llegan como líderes a Getafe

  • La Federación pedirá sancionar a Pellegrini

Piña de los jugadores del Betis tras el gol de William Carvalho. Piña de los jugadores del Betis tras el gol de William Carvalho.

Piña de los jugadores del Betis tras el gol de William Carvalho. / Antonio Pizarro

En el Betis existe un enfado mayúsculo con el arbitraje de De Burgos Bengoetxea y, sobre todo, por las decisiones que tomó José Luis González González, colegiado ya retirado pero que sigue actuando desde la sala VOR. Pero junto a ese malestar por las polémicas del 2-3 ante el Real Madrid, en el club verdiblanco tranquilizó la imagen ofrecida por el equipo. El carácter competitivo de las dos primeras jornadas también se apreció ante el actual campeón, lo que invita al optimismo de cara al futuro más inmediato.

No se comparte el criterio arbitral en numerosas acciones del partido, pero sobre en cuatro que fueron decisivas en el resultado. Así, en el Betis se discute la posición de Benzema en el 2-2 que acaba introduciendo Emerson en su portería, ya que el trazado de líneas realizado por la sala VOR es discutible; también se discute la posición de Jovic en la jugada que finaliza con la expulsión de Emerson y que tampoco queda clara con las imágenes ofrecidas; tampoco se comparte que De Burgos Bengoetxea señalase penalti por manos de Bartra un minuto después de producirse la acción y tras ser advertido al producirse una falta sobre Tello en el centro del campo, ya que se entiende que no es un error claro y manifiesto; y, además, desde Heliópolis se apunta a un posible penalti de Carvajal sobre Fekir, que el árbitro vasco señaló como falta fuera del área y de la que no enseñaron imágenes nítidas ni tampoco fue advertido por González González.

"El arbitraje del Real Betis Balompié-Real Madrid no es propio de la mejor liga del mundo. Indignación, impotencia, incredulidad.. Errores de siempre con tecnologías modernas. El Betis merece respeto. Mucho ánimo y enhorabuena por el buen juego y gran esfuerzo contra la adversidad", expuso el consejero Ozgur Unay en las redes sociales nada más acabar el encuentro, mostrando ese enfado que existía en el Betis con la actuación arbitral.

La pugna entre Mayoral y Bartra, en la que el central acaba dándole al balón con el brazo. La pugna entre Mayoral y Bartra, en la que el central acaba dándole al balón con el brazo.

La pugna entre Mayoral y Bartra, en la que el central acaba dándole al balón con el brazo. / Antonio Pizarro

Pero en el Betis no sólo quedó ese sabor amargo de la derrota por decisiones exógenas, sino que la imagen ofrecida por el equipo confirmó las buenas sensaciones de las dos primeras jornadas. Pese al dubitativo inicio de partido, en el que el Madrid se adelantó con el gol de Fede Valverde e incluso Sergio Ramos erró una clarísima ocasión justo después, los verdiblancos le dieron la vuelta al marcador a base de fútbol.

Con una presión fuerte en el campo rival, que le hizo recuperar con celeridad la pelota, y bajo la batuta de Joaquín y Canales, a la que se fueron sumando otros como William Carvalho, el Betis puso cerco a la portería de Courtois hasta que llegaron los goles de Mandi y el propio William. Incluso los verdiblancos acumularon méritos para haber ampliado la ventaja al descanso, ante un Madrid timorato que no podía contener la avalancha de fútbol verdiblanca.

Además, el resto de resultados de la jornada favoreció a sus intereses y el Betis llegará a Getafe como líder provisional, aunque haya numerosos equipos con partidos por disputar.

"Ante la actuación del equipo creo con más seguridad que nunca, que estamos en el buen camino. Marcamos dos goles en la primera parte, remontando el 0-1, y generando claras ocasiones. Después, en un segundo tiempo más igualado y actuando en inferioridad numérica, no es evaluable el partido. El VAR y Real Madrid juntos son demasiado", señaló el propio Manuel Pellegrini en la sala de prensa del Benito Villamarín, ensalzando esas virtudes mostradas por su equipo ante el actual campeón de Liga.

Posible sanción

Precisamente, esas declaraciones del técnico bético al finalizar el partido le pueden costar una sanción. La Federación Española, según informó AS, solicitará al Comité de Competición que estudie si esas manifestaciones pueden ir en contra del nuevo Código Disciplinario, mucho más severo contra las quejas arbitrales después de los partidos y que ya no sólo se limita a multas económicas sino que incluso puede imponer partidos de sanción.

De hecho, las declaraciones de Pellegrini se han entendido desde la Federación como una injuria contra el colectivo arbitral y su imparcialidad, por lo que si Competición también lo entiende de esa manera, el técnico bético podría ser sancionado con cuatro partidos.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios