Real Betis A vueltas con los técnicos

  •  El club verdiblanco sondea completar el área técnica con un director deportivo

  • Setién, a la espera de lo que suceda con Rubi

Ángel Haro, junto a Ozgur Unay y Alexis Trujillo, en un entrenamiento. Ángel Haro, junto a Ozgur Unay y Alexis Trujillo, en un entrenamiento.

Ángel Haro, junto a Ozgur Unay y Alexis Trujillo, en un entrenamiento. / Juan Carlos Muñoz

No existe una semana tranquila en el Betis desde el comienzo del campeonato, con Rubi en la picota casi desde el inicio y la figura de Quique Setién en la sombra, pero también el club ha empezado a sentir la necesidad de contar con la figura de un director deportivo, que, además de completar el área técnica, asuma la portavocía de la entidad en los asuntos de fútbol.

Aunque la entidad reestructuró la secretaría técnica coincidiendo con la salida de Lorenzo Serra Ferrer, el adiós del balear dejó un vacío en el club que no ha sido ocupado, por más que Alexis Trujillo, coordinador del área deportiva, siga el día a día de la primera plantilla. Ante esta situación, los dirigentes béticos han sondeado el mercado, como ya realizasen en 2016 cuando finalmente llegó Miguel Torrecilla, para recabar información sobre posibles candidatos, tanto de algunos que se encuentran sin equipo como de otros que tienen contrato en vigor pero que apostarían por dejar su actual cargo para comenzar una aventura en la nave verdiblanca.
De momento, los dirigentes béticos, con Ángel Haro y José Miguel López Catalán al frente, mantienen esa idea en la cabeza, por más que los actuales integrantes de la secretaría técnica continúen realizando ese previsto trabajo de seguimiento de jugadores.
Esa búsqueda de un posible director deportivo se une a la inquietud existente con la trayectoria del Betis en esta temporada y que ha colocado a Rubi de nuevo en la picota. Aunque en el club se valora la ligera mejoría experimentada en los últimos partidos, a nadie le escapa que un tropiezo el sábado ante el Valencia colocaría al entrenador en el disparadero y a Quique Setién, el elegido por los dirigentes para sustituirlo, más cerca de regresar a la entidad verdiblanca.
Como informó este periódico el pasado domingo, el plan B de Haro y Catalán, que ayer viajaron hasta Bilbao en un desplazamiento que llevaron con un hermetismo absoluto, pasa por convencer al cántabro, que ha mostrado ciertas reticencias, para que se haga cargo de nuevo del banquillo heliopolitano.
Aunque la primera idea de Setién pasaba por mantenerse alejado del Betis, los contactos entre las partes no han dejado de sucederse en las últimas semanas. Eso sí, el cántabro también ha valorado otras propuestas que le han llegado de equipos europeos, en lo que significaría probar con estilos de fútbol distintos.
De regresar a Heliópolis, a Setién también le gustaría contar con un mayor poder de decisión en el apartado deportivo, sobre todo en materia de fichajes, uno de los aspectos que provocó su choque frontal con Serra Ferrer en las dos últimas temporadas. La buena relación del técnico con los actuales dirigentes facilitaría esa posibilidad.

Con esos frentes abiertos por la entidad verdiblanca, Rubi continúa con su trabajo semanal, que seguirá en la mañana de hoy, centrado en el duelo ante el Valencia, esa última bala a la que se aferra para tratar de darle la vuelta a la situación. El técnico está convencido de que sólo necesita enlazar algunos resultados positivos para que esa confianza se traslade al equipo y que los detalles que hasta ahora han penalizado a los suyos puedan caer de su lado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios