real betis

Guardado llega y Ceballos se decide

  • El utrerano apuesta por la oferta del Real Madrid tras un ultimátum

  • El mexicano firmó por tres años

Andrés Guardado, sexto fichaje del Betis, ensaya con el balón en el Benito Villamarín. Andrés Guardado, sexto fichaje del Betis, ensaya con el balón en el Benito Villamarín.

Andrés Guardado, sexto fichaje del Betis, ensaya con el balón en el Benito Villamarín. / juan carlos muñoz

Transcurría en el Benito Villamarín la presentación de Andrés Guardado, el sexto refuerzo del Betis tras haberse hecho oficial durante el día al quinto, Jordi Amat, pero la noticia del día había caído con el peso de un obús desde Madrid. El club blanco, según el diario As, había dado un ultimátum a Dani Ceballos. El utrerano había sido conminado a responder en 24 horas a la última oferta realizada por los madridistas. Nada sabía sobre ese "o lo tomas o lo dejas" el presidente bético, Ángel Haro, a quien le fue trasladada la información: "En el club no tenemos novedades", contestó lacónicamente.

Mientras tanto, Dani Ceballos dejó de deshojar la flor que le habían atribuido desde la capital y Barcelona, y según ha podido saber Diario de Sevilla, aceptó las condiciones de Florentino Pérez y las partes habrían llegado a un principio de acuerdo para que el utrerano tome el AVE a Madrid por una cifra que ronda los 15 millones de euros para el Betis.

De un centrocampista que puede marcharse a otro que firmó y fue presentado, la semana bética concluyó con el mismo frenesí de las jornadas precedentes y, en un mismo día, se hicieron oficiales los fichajes de Jordi Amat y de Andrés Guardado, la quinta y sexta incorporación del equipo, respectivamente, para la campaña 17-18. El primero se sumó de inmediato a la concentración de Montecastillo, donde minutos antes había llegado la plantilla verdiblanca, mientras que el segundo lo hará el 18 ó 19 de este mes, después del asueto que le corresponde por haber jugado la Copa Confederaciones.

Guardado, que cumplirá 31 años en septiembre, estampó su firma en un contrato que contempla tres campañas de vinculación, una operación que le ha costado al Betis 2,3 millones, que podrán ampliarse en 400.000 euros más en conceptos de distintos incentivos.

Durante su comparecencia, el mexicano se declaró entusiasmado por formar parte de un "proyecto serio y ambicioso" e incluyó a Quique Setién entre los destinatarios de sus agradecimientos, pues fue él quien le trasladó los pormenores del plan del club para la presente temporada, desveló el futbolista.

"Vengo con mucha ilusión por regresar a la Liga y hacerlo, además, en un gran equipo con tan gran afición. Estoy ansioso de vestir estos colores, que tanto se parecen a los de la selección mexicana", afirmó Guardado, a quien Lorenzo Serra Ferrer había definido como un jugador polivalente. No obstante, el ex del PSV confirmó que venía al Betis a jugar en la posición de seis, el mediocentro organizador llamado a hacer las funciones que en Las Palmas de Setién hacía Roque Mesa.

"Ahí es donde me veo. En Eindhoven pude aprender mucho de mi técnico, Cocu. Me siento muy cómodo ahí, con confianza. Setién me dijo que me veía jugando ahí, que le gustaba el liderazgo que ejercía y cómo veía el fútbol desde esa zona", dijo.

No dejó ningún instante Guardado de destacar los valores del nuevo proyecto verdiblanco. Ambición y seriedad. Son los motivos que lo movieron a recalar en Heliópolis. "El Betis es mucho Betis, eso para empezar", respondió con una sonrisa. "Se trata de un proyecto serio y ambicioso, un club con mucha historia, y regreso a la mejor liga del mundo. El nivel de competición no es del PSV, con todo mi respeto. Aún quiero lograr más cosas y sé que con el Betis podré hacerlo", afirmó antes de matizar que "lo primero es el grupo y luego lo individual, aunque mi meta es estar en el Mundial. Por eso vine a le mejor liga".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios