El otro partido Mallorca-Betis Mallorca, perfume verdiblanco

  • Un millar de béticos acuden a Son Moix en una gran jornada de beticismo balear

  • La necesidad de fichar dos centrocampistas, otra vez a escena

Bartra, Feddal y Pedraza felicitan a Joaquín por su gol. Bartra, Feddal y Pedraza felicitan a Joaquín por su gol.

Bartra, Feddal y Pedraza felicitan a Joaquín por su gol. / Cati Cladera / Efe (Palma de Mallorca)

Extraordinaria la jornada que vivieron ayer los béticos de Baleares y los que viajaron a Mallorca desde otros puntos de la geografía española para ver el triunfo de su equipo en Son Moix. Allí se congregaron unos mil aficionados heliopolitanos, que antes quedaron, gracias al llamamiento de la Peña Unión Bética de Mallorca, para la previa del partido en una Fan Zone en el Mercado de San Juan, comenzando de este modo un gran día en el que Palma quedó perfumada de beticismo.

La jornada comenzó a las 12:30 con la llegada a dicho punto de las diferentes peñas béticas que iban a acudir al partido, y tras el almuerzo y las actuaciones comenzó la marcha bética hacia el estadio del conjunto bermellón.

Durante el camino, cánticos de apoyo a un Betis que visitaba la isla en busca de una segunda victoria consecutiva, y que se llevó fruto de una primera parte muy completa en la que brillaron Joaquín y Fekir. El portuense lanzó el penalti cometido por Baba sobre el galo con mucha clase en el disparo, siendo éste más bien un pase a la red, para engañar a Reina. Gol y celebración con la zona donde estaban los béticos que llenaban la parte acotada para la afición visitante. Gritos de "¡Betis, Betis!" para festejar el primer gol de la noche, llegando la segunda alegría con el zapatazo de Fekir para subir el segundo al marcador.

Fiesta en la parte de la grada verdiblanca, hasta que llegó la segunda parte y de la alegría se pasó al sufrimiento, con el tanto del Mallorca y las excelentes intervenciones de Joel para evitar que los bermellones empataran el choque y se metieran en el partido en busca del triunfo. Así, con el pitido final, la hinchada bética soltó los nervios para festejar el triunfo de su equipo con los jugadores, cuyos rostros, sobre todo el de Joel, eran de alegría por conseguir la segunda victoria seguida de la temporada y la primera del curso lejos del Benito Villamarín.

Ahora, los verdiblancos miran ya al partido ante el Athletic para engancharse definitivamente al grupo de equipos que están peleando por las plazas europeas, ya que el objetivo del Betis esta campaña no es otro que estar en Europa el próximo curso. Y para ello, el otro partido dejó otra lectura que resume en gran medida el porqué de tanto sufrimiento, el problema radicado en el centro del campo heliopolitano.

La necesidad de dos refuerzos de nivel se antoja fundamental para el cuadro de Rubi, carente de músculo y físico que doten de consistencia a la medular, mejoren las prestaciones de la zaga y permitan que Fekir no baje tanto a recibir la pelota y actúe más de segundo punta, que como Lo Celso, es donde brilla más. Deberes para el mercado invernal de un Betis que perfumó Mallorca de verdiblanco en una extraordinaria noche para la parroquia bética.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios