Real Betis

Setién y la búsqueda de la armonía

  • La metamorfosis del equipo no halla el respaldo de los números

  • Suma un gol menos en contra y siete menos a favor con respecto a la primera vuelta

El entrenador del Betis, Quique Setién, durante un entrenamiento. El entrenador del Betis, Quique Setién, durante un entrenamiento.

El entrenador del Betis, Quique Setién, durante un entrenamiento. / josé ángel garcía

La semana que comenzó con el dulce sabor de la victoria ante el Levante finalizó con la amargura de una derrota justa en Mestalla, con la igualada ante la Real Sociedad en Heliópolis de por medio. Cuatro puntos de nueve posibles para el Betis de Quique Setién justo en el momento en el que sobrepasaba el segundo tercio del campeonato, que dejan a los verdiblancos a tres del séptimo puesto, ese objetivo al que aspira la entidad para dar un salto cualitativo.

El análisis de estos últimos encuentros deja a la vista un Betis distinto, pero que tampoco ha conseguido mejorar su cuenta de resultados. La metamorfosis de Setién pasa por hallar la ansiada armonía que permita equilibrar el potencial ofensivo exhibido hasta el momento con una mayor consistencia. El sistema y los jugadores empleados en las últimas jornadas han buscado mejorar esos registros defensivos, algo conseguido en parte, pero también han mermado el rendimiento que venía ofreciendo el ataque, con lo que el equipo suma tres puntos menos que en la primera vuelta.

Si durante muchas jornadas Setién empleó habitualmente un 4-3-3, con modificaciones principalmente en la medular, ya en la segunda vuelta comenzó con una variante de tres centrales que desde la llegada de Marc Bartra en el mercado invernal se ha convertido en el esquema fetiche del entrenador. Únicamente ante el Celta -derrota por 3-2- y frente al Levante -triunfo por 0-2- Setién empleó sistemas distintos atendiendo a las características de los rivales.

Con ese paso al 3-5-2, o su variante del 3-4-2-1, el Betis ha encajado casi los mismos goles que en la primera vuelta. Si entonces, tras el encuentro ante el Valencia, que le endosó seis en su visita al Villamarín, Adán ya había recogido 17 veces el balón de su portería, en los mismos duelos del segundo tramo del campeonato, el meta verdiblanco sólo ha acudido una vez menos hacia sus redes.

Esa ligera mejoría de los números defensivos contrasta con el descenso de los ofensivos. Los verdiblancos arrancaron la temporada con un enorme potencial en el ataque, que lo llevaron a acumular 17 goles a favor para dejar el balance a cero entre los conseguidos y los recibidos. En cambio, en esta segunda vuelta, los de Setién sólo llevan diez tantos anotados, un descenso del rendimiento acentuado en los dos últimos encuentros, en los que se ha quedado sin anotar. Esta circunstancia, precisamente, es la segunda vez que se produce en la temporada, ya que únicamente en los partidos ante la Unión Deportiva Las Palmas y Atlético, los verdiblancos se habían quedado dos jornadas seguidas sin ver puerta.

Pese a todo, el equipo sí transmite la sensación de sentirse cómodo con el nuevo sistema, pero la tarea será la de encontrar el rendimiento sin perder la identidad. "El equipo está mejorando en cada partido. Tiene esa madurez y confianza con balón que antes nos faltaba. Cocinamos mejor los partidos, eso marca la diferencia y espero que sirva para pelear hasta el final. El equipo ha mejorado mucho desde la primera vuelta a éste. Tiene una madurez que al principio no tenía. Hemos tenido un primer tramo del calendario complicado y las últimas derrotas han sido con el Madrid o el Valencia", aseguró este lunes Javi García en los medios oficiales del club, en los que también se refirió a la derrota en Mestalla: "El equipo empezó con personalidad, pero los goles llegaron en momentos concretos y nos dejaron tocados. El Valencia se creció y apretó más".

Ese análisis expuesto en público por Javi García también se comentó en la habitual reunión tras el partido liguero que el equipo mantuvo este lunes en la caseta. Al cuerpo técnico le gusta escuchar la opinión del vestuario antes de tomar decisiones que afecten al modelo de juego, pero siempre buscando ese pretendido equilibrio entre la defensa y el ataque que permitirá aspirar a la zona europea. "Tenemos que prepararnos bien para el partido ante el Alavés, que está muy fuerte desde que llegó Abelardo", apuntó este lunes Javi García ante la que será una nueva prueba para el laboratorio de Setién.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios