Alavés-Betis | Nombres propios

De la continuidad de Álex Moreno al poder de Joaquín

Álex Moreno persigue a Pellistri ante la mirada de Pellegrini y Calleja.

Álex Moreno persigue a Pellistri ante la mirada de Pellegrini y Calleja. / David Aguilar (Efe)

Tener una plantilla tan amplia en variantes ofensivas es un mayúsculo recurso que Manuel Pellegrini volvió a explotar en Vitoria para que su equipo se llevara los tres puntos al final. Si el Betis gana tantos puntos en los tramos finales de los encuentros, es por algo. Nada es casual. Esta vez fueron Joaquín y Borja Iglesias quienes salieron desde el banquillo para cambiar el signo del partido y decidir, como otras veces fueron Tello o Juanmi. Quien ya está más poniendo más argumentos positivos (ataque) que negativos (defensa) en la balanza es Álex Moreno.

Álex Moreno | Cada vez ataca con más peligro y continuidad

Entre las débiles exigencias de Pellistri, el babazorro que se movió por su costado, y el progresivo repliegue del Alavés, Álex Moreno se fue encontrando con un pasillo expedito para buscar y ganar la línea de fondo. Los movimientos de Canales hacia el interior lo animaron aún más y en una de esas conexiones, el lateral asistió a Fekir en la que fue la mejor ocasión bética en la primera parte. Sabe cuándo desdoblarse y romper, y suele levantar la cabeza cuando pisa el área. En su debe, que volvió a ofrecer su error defensivo de todos los días, aunque esta vez no fue a más porque le cayó a Pellistri.

Canales | Su sustitución tras las dos ocasiones marradas lo encresparon

Partió el 10 desde la izquierda en ese interlineado de tres piezas. Pero los derroteros del pleito pronto lo indujeron a meterse en zonas interiores, ora para lanzar a Álex Moreno por su izquierda, ora para ensayar una triangulación o una pared por dentro. Pero el cántabro no anda fresco ni con confianza. Se vio en sus dos ocasiones seguidas, sobre todo la segunda. Irse al banquillo acto seguido lo enfadó.

Joaquín | Su templanza y sabiduría decide ante los cansados

Por el ídolo portuense, aunque parezca a veces que no, también pasan los años y su cambio de ritmo o su zancada ya no deja atrás enemigos como tantos años atrás, pero su calidad innata se ha ido perfilando con el valor de la experiencia y, cuando los de enfrente se abren y se cansan, suele sacar su templanza para decidir. Cómo miró atrás y le regaló el gol a Borja...

Rui Silva | Dudó en las salidas... hasta que dejó de hacerlo

El portugués mantiene un cerrado pulso con Claudio Bravo del que sólo va a salir un beneficiado, el Betis. No estaba pasando apuros el guardameta durante el partido, aunque dudó en algunos de los centros colgados por los vitorianos. Pero en el córner en contra final, salió con firmeza, blocó y en lugar de contemporizar, lanzó la contra letal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios