El Betis para el derbi Un barco que se estabiliza

  • Los últimos resultados positivos refuerzan la figura de Rubi, que estuvo en el ojo del hucarán

  • Regresar a los tres centrales reforzó al equipo

Los jugadores del Betis devuelven los aplausos a los aficionados. Los jugadores del Betis devuelven los aplausos a los aficionados.

Los jugadores del Betis devuelven los aplausos a los aficionados. / Juan Carlos Muñoz

El barco del Betis comienza a estabilizarse. Después de muchos vaivenes, provocados por los continuos ataques de olas en forma de resultados negativos, la visita del Sevilla al Benito Villamarín parece llegar en el mejor momento posible para un Rubi que llegó a estar entre la espada y la pared.

Ahora, la espada de Damocles parece algo más alejada de su figura, ligeramente respaldada tras la victoria in extremis ante el Celta y el empate sumado en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid.

El cambio de sistema jugó a su favor en la capital. Para otros debates quedará si esta apuesta de jugar con tres centrales y dos carrileros llegó por convencimiento propio o por la presión ejercida desde el entorno por retomar un esquema que en el pasado pareció encajar a la perfección con el equipo y los jugadores que engrosan la actual plantilla heliopolitana.

Por ello, volver a desandar el camino andado no parece una opción. Sobre la mesa, cobra mucha fuerza la posibilidad de repetir el equipo que puntuó –y dejó a cero la portería– en el Bernabéu. Sólo la opción de meter a Borja Iglesias por Loren, como parte de la alternancia que se ha visto en las últimas semanas, o la entrada en el once de Joaquín se antojan como variables. Por cierto, el marbellí ya sabe lo que es marcarle al Sevilla en un derbi.

La plantilla del Betis La plantilla del Betis

La plantilla del Betis / Elaboración propia

Aprender a jugar con la presión que suponen esta clase de partidos será un hándicap para un equipo cuyo irregular inicio de campaña lo colocó en puestos de descenso. Sin embargo, el carácter de jugadores de nivel, que han disputado duelos de máxima exigencia, como Canales, Bartra, Joaquín o Fekir, debe servir como canalizador de las emociones para intentar convertir ese factor, a priori crítico, en algo motivacional.

Sin balón

El paso adelante –obligado por las bajas– que ha tenido que dar Bartra hacia el pivote defensivo ha aportado consistencia al equipo. El apoyo de los interiores para abortar cualquier situación de peligro, y que permita a su vez ayudar a un jugador no específico de este corte tan definido como el del catalán se antoja clave.

Con balón

La imaginación de Fekir, la consistencia de Canales, la velocidad de Álex Moreno y Emerson, la puntería de Loren... el Betis tiene muchos argumentos para hacer daño a su rival. De hecho, sólo en tres partidos se han quedado los heliopolitanos sin ver puerta. Y todos ellos fueron a domicilio, lejos del Benito Villamarín.

Nabil Fekir. Nabil Fekir.

Nabil Fekir. / Daniel Rosell

Lo mejor

Parece que Rubi, por fin, ha dado con la clave para convertir a este Betis suyo en un equipo sólido. Ahora será necesario que el entrenador catalán prosiga pulsando la tecla apropiada para no dar pasos hacia atrás.

Lo peor

La sensación de tiempo perdido existente en un amplio sector del beticismo. La confección de la plantilla, con lagunas, obligaba a haber movido las fichas rápido a Rubi. Pero es de sabios rectificar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios