Real Betis

"Nos faltaba encontrar el equilibrio sin perder la identidad"

Quique Setién. Quique Setién.

Quique Setién. / juan carlos muñoz

El Betis lleva encajados ocho goles menos en esta segunda vuelta que en los mismos encuentros de la primera. Además, los verdiblancos sólo han recibido tres tantos en los siete últimos partidos, el aspecto principal del cambio experimentado y que lo ha disparado en la clasificación.

"Hemos tardado, pero lo hemos conseguido. Desde la pretemporada éramos conscientes de que nos creaban muchas ocasiones de gol. Había muchas cosas que corregir y no nos daba para todo. Los jugadores han progresado, no es fácil convencerlos de las cosas que propones cuando no las han hecho en su vida. Nos faltaba encontrar ese equilibrio que tenemos ahora, sin perder la identidad que proponíamos desde el principio", reconoció Setién, que ahondó en otras cuestiones de esa mejora: "Le hemos dado más preponderancia a defender con el balón, como en el partido con el Espanyol. Con la incorporación de un jugador más en defensa y la consistencia general del equipo, estamos mucho más comprometidos y leemos mejor las acciones defensivas".

El técnico cántabro también se felicitó por el momento que atraviesa la plantilla y esas mil maneras de ganar que ha exhibido en las últimas jornadas. "Es muy difícil ganar cuatro partidos seguidos, de hecho hay uno que no merecemos, que es el de Getafe. Ya nos pasó en Vitoria, pero lo resolvimos mejor. Ante el Eibar, no estoy del todo contento, nos comprometió mucho aunque no nos hiciera muchas ocasiones de gol. No pudimos tener el control de otros partidos, perdimos espacio y posesión. No esperaba las cuatro victorias ni estar en esta posición. Para ser el primer año me conformaba con avanzar en muchas cosas que hemos ido haciendo de manera progresiva. Hemos dado pasos atrás pero han sido para coger impulso. El equipo ha jugado bien en líneas generales durante todo el campeonato. A ver si somos capaces de mantener lo que tenemos", manifestó el cántabro, que quiso dejar claro que siempre ha querido aspirar a lo máximo: "Nunca he dejado de ser ambicioso, ni conmigo ni con mis futbolistas. Toda la vida, cuando jugaba y ahora de entrenador, he salido a ganar y dar lo mejor. Me he cabreado cuando perdía. No he llegado hasta aquí por no ser ambicioso y no querer más cada día. No me recreo en lo que hemos hecho. Estamos en un punto, no esperaba llegar, pero estamos. Vamos a dar lo mismo que estábamos haciendo ahora. Que nadie piense que cuando perdíamos era porque nos conformábamos o no éramos ambiciosos. El estado de ánimo es altísimo, todos quieren jugar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios