Betis-Celta | Frente a frente

Los goles de Loren siguen sumando para el Betis

  • El marbellí rompe una racha de más de 270 minutos sin ver puerta en Liga y su tanto vuelve a significar puntos para los verdiblancos

  • Maxi Gómez ensombreció a Iago Aspas, que dio un larguero

Los jugadores del Betis celebran con Loren el primer tanto bético. Los jugadores del Betis celebran con Loren el primer tanto bético.

Los jugadores del Betis celebran con Loren el primer tanto bético. / Antonio Pizarro

Loren y Iago Aspas. O lo que es lo mismo, dos de los principales referentes ofensivos de Betis y Celta, cara a cara. Llegaba el marbellí con una sequía de más de 270 minutos sin ver puerta, aunque sabedor de que sus goles significan puntos (1,5 por partido hasta el arranque del choque). El gallego aterrizaba en el Benito Villamarín en plena forma, protagonizando cuatro de los últimos cinco goles célticos, con hat-trick incluido ante el Eibar (4-0) dos jornadas atrás. Sus cuatro goles al Betis lo convertían en un activo a tener en cuenta.

Loren había sido decisivo con sus dos goles ante Girona y Leganés. Goles que significan puntos. Goles, como ante el Celta, que siguen permitiendo a su equipo sumar. En cambio, Iago Aspas encontró un invitado especial en la plantilla celtiña que le robó el protagonismo. Maxi Gómez saltó del banquillo con media hora por delante y con su equipo por detrás (2-0) en el marcador para hacer de revulsimo. Estar un mes fuera de los terrenos de juego no fue impedimento para que el uruguayo se tornara en el pilar sobre el que cimentar la (temporal) remontada.

En el cara a cara entre Loren y Iago Aspas, el marbellí salió victorioso. Pese a comenzar algo dubitativo, con cierta imprecisión y decisiones poco habituales en él. Lo poco destacable del nueve en los primeros minutos llegó al cuarto de hora, con un taconazo que dejaba en una posición franca a Lo Celso para rematar, aunque su disparo dio con Sergio. El rechace cayó a Canales, que la mandó alta.

Con el paso de los minutos, Loren fue sacudiéndose la presión. Y con una jugada rápida, de apenas cuatro toques, volvió a citarse con el gol. Pau abrió a Francis, que con el control se quitó de encima a Juncá, mandó la pelota a Lo Celso, que taconeó un esférico que llegó al delantero bético, quien no dudó en picarla suavemente para poner el primer gol.

Tomó confianza con el tanto el malagueño, y junto a la presión ejercida con Lo Celso, robaron una pelota que pudo significar el 2-0. La madera impidió que Canales, y por ende el Villamarín, cantaran gol y dejara encarrilado el partido.

En la segunda mitad, las tornas cambiaron y fue Iago Aspas el que anduvo más astuto sobre el césped, liderando al Celta en la búsqueda del empate. Un pase entre líneas del gallego rompió a la defensa local, aunque Emre Mor no estuvo fino en la definición ante Pau López. En la siguiente jugada, el delantero celtiña robó la pelota a Júnior al borde del área, aunque ahí estuvo Bartra para cortar la acción.

Fue entonces cuando apareció Loren, que vio a Sergio adelantado para intentar, desde el medio del campo, el que hubiera sido el gol de la jornada. Pero la pelota se marchó ligeramente desviada, pese a que en las gradas se cantó el gol. Fue el preludio del segundo tanto bético, obra de Júnior.

Llegó entonces el caos. Antonio Mohamed dio entrada a Maxi Gómez, uno de los mejores aliados de Iago Aspas, y el partido se volvió una locura. El uruguayo devolvió la fe a su equipo, casi en su primera bola, recortó distancias.

Al Betis le entró el miedo. El Celta lo olió y lo aprovechó, con dos goles más, el tercero otra vez de Maxi y ya sin Loren sobre el césped. Canales, con un brillante libre directo, puso el empate final, aunque Iago Aspas tuvo su ocasión y mandó la pelota al larguero tras la respuesta del cántabro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios