Real Betis

Que hable la pelota

  • El Betis, tras el adiós en la Copa y el apartado accionarial muy presente, recibe al Leganés con el fin de seguir fuerte en el Villamarín

  • Donk y Bruno están aptos para ser de la partida

Sanabria, sonriente, durante uno de los ejercicios de calentamiento previo al inicio de la sesión de trabajo en la ciudad deportiva. Sanabria, sonriente, durante uno de los ejercicios de calentamiento previo al inicio de la sesión de trabajo en la ciudad deportiva.

Sanabria, sonriente, durante uno de los ejercicios de calentamiento previo al inicio de la sesión de trabajo en la ciudad deportiva. / antonio pizarro

Ocho de enero. Vuelve el fútbol al Benito Villamarín después del fracaso en la Copa del Rey y de una histriónica Junta de Accionistas el pasado 30 de diciembre, y desde entonces, y hasta hoy, la actualidad del conjunto verdiblanco ha pasado por hablar de los futuros juicios, de las acciones, de qué dirá el Mercantil, de fichajes que podrían llegar para intentar maquillar una planificación malparida en verano... Y muy poco de fútbol, del importante encuentro que el Betis tiene hoy en su estreno ante su público en el recién comenzado año 2017. Una cita en la que los de Heliópolis intentarán seguir con la buena racha en casa desde que Víctor Sánchez del Amo se hiciera con las riendas del equipo bético, pues el técnico madrileño ha conseguido de local tres triunfos (Las Palmas y Athletic, en Liga, y ante el Deportivo en Copa) y un empate (Celta), mostrando una mejor imagen que a domicilio, donde las sensaciones continúan siendo muy malas, al igual que los resultados.

De cara a la importante cita ante el Leganés, un rival que está a dos puntos de los verdiblancos en la tabla y que también lucha por alejarse de los puestos de descenso, Víctor tiene las bajas confirmadas de Joaquín, que recayó de su lesión en el sóleo, y Felipe Gutiérrez, que estará varias semanas ausente por una afección en el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Por contra, el preparador del cuadro heliopolitano sí podrá contar, finalmente, con Bruno y Donk, que han estado entre algodones durante toda la semana por una gripe y una sesamoiditis aguda, respectivamente. Así, de cara al once, Víctor tiene la opción de situar a Donk en la defensa y que Petros juegue por delante, en el centro del campo, junto a Dani Ceballos y otro centrocampista (Brasanac, Jonas Martin o incluso Cejudo), o bien se decida por situar atrás a los tres centrales que tiene actualmente en la plantilla (Bruno, Pezzella y José Carlos) y no mover a Donk de la medular, junto con el utrerano y la incógnita de saber quién ocupará el lugar dejado por Joaquín. Arriba estarán, como es ya habitual, Rubén Castro y Sanabria, pues todo apunta a que Víctor seguirá manteniendo el dibujo habitual (1-5-3-2) desde que llegara al banquillo heliopolitano.

El Betis tendrá delante a un Leganés que cerró un gran 2016, con el ascenso a Primera División y buenas sensaciones en lo que va de campeonato para un equipo recién ascendido. De hecho, lejos de Butarque, el cuadro blanquiazul ha sumado 10 puntos de 24 posibles, consiguiendo victorias ante Celta de Vigo, Deportivo y Granada y un empate contra Las Palmas.

Para esta cita, Asier Garitano podría poner en liza a varias de las incorporaciones que el Leganés ha realizado en lo que se lleva de mercado de invierno. Así, una de las novedades podría estar en la portería, pues con la baja por sanción de Iago Herrerín podría debutar el meta Nereo Champagne, que ha aterrizado en el cuadro madrileño cedido por el Olimpo de Argentina. Otro jugador que podría estrenarse en la Liga es el central griego Siovas -el Betis estuvo interesado en firmarlo en verano y ahora en invierno-, teniendo como bajas el equipo pepinero a los lesionados Serantes, Diego Rico, Rober Ibáñez, Szymanowski y Kone. Así, Garitano podría apostar por un dibujo que ya ha utilizado pero que no suele ser el habitual, como es el caso del 1-5-3-2, con el fin de fortalecer la zaga e intentar crear peligro en las rápidas salidas al contraataque.

Así se presenta una cita en la que el Betis debe aprovechar el gran momento que atraviesa Dani Ceballos y el olfato goleador de su mejor hombre, Rubén Castro. Todo, con el objetivo de darle una alegría a una afición que cerró el año con una sensación de hastío importante. Hoy, ni juicios, ni acciones. Hoy, que hable el balón. El tiempo pondrá cada cosa en su sitio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios