Real Betis

Un mercado a contrarreloj

  • El Betis, tras no hacerse con los servicios de Layún, apura para intentar reforzar la defensa

Narváez posa con Luis Oliver. Narváez posa con Luis Oliver.

Narváez posa con Luis Oliver. / juan ayala

Comentarios 1

El Betis apura las horas finales del mercado invernal de fichajes para reforzar, sobre todo, la defensa, y más después de que Miguel Layún, una de las opciones que más gustaba en el conjunto verdiblanco por su polivalencia, acabase decantándose por el Sevilla. Como alternativa, el cuadro de Heliópolis mantiene abierta la opción del jugador del Inter Nagatomo. El interés de los verdiblancos es real y en el seno del cuadro interista saben del deseo del club bético de hacerse con los servicios del nipón, pero de momento ese deseo no se ha traducido en negociaciones entre clubes, centrándose también la dirección deportiva, con Lorenzo Serra Ferrer al mando, en reforzar el eje de la zaga, con dos nombres propios, Bartra y Fontàs.

El balear sigue realizando esfuerzos para intentar firmar al todavía futbolista del Borussia Dortmund, que tiene un buen cartel en el fútbol europeo y con pretendientes importantes que también se han interesado por su situación. En el caso de Fontàs, el interés del Betis sigue existiendo, aunque todo depende de cómo los verdiblancos cuadren los números para afrontar el resto de los frentes que tienen abiertos en este tramo final del mercado. Girona y Levante también han mostrado interés por el jugador del Celta, que se quedó fuera de la lista de convocados para el encuentro de ayer en Balaídos.

Además de las posibles llegadas, el Betis tiene abierta la operación salida. Así, ayer se confirmó la cesión de Narváez al Córdoba de Luis Oliver hasta el final de la temporada, Nahuel se desvinculó ayer del Betis de forma oficial, Rafa Navarro fue el descarte de Quique Setién de la convocatoria de 19 jugadores desplazados a Vigo y debe concretarse su marcha en las próximas horas. El futuro de Tosca y Felipe Gutiérrez también continúa en el aire en un Betis que trabaja a contrarreloj.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios