Real Betis

El problema de la defensa

  • El TAD deniega la cautelar a Mandi, que no jugará ante el Leganés

  • El Brujas también negocia por Tosca, lo que complica la configuración de la zaga

Rubén Casdtro, Guardado y Mandi, en un receso del entrenamiento de ayer. Rubén Casdtro, Guardado y Mandi, en un receso del entrenamiento de ayer.

Rubén Casdtro, Guardado y Mandi, en un receso del entrenamiento de ayer. / fotos: josé ángel garcía

A falta de algo más de 48 horas para el duelo ante el Leganés, a Quique Setién se le acumulan los problemas. Si el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) denegó la petición de la suspensión cautelar por Mandi, la última esperanza que mantenía el club verdiblanco tras las decisiones de Competición y Apelación, el Betis también está negociando la salida de Alin Tosca, uno de los dos centrales que le quedan disponibles al cántabro. Así, dos entrenamientos tendrá Setién por delante para configurar la zaga y tratar de mejorar el rendimiento defensivo del equipo, uno de los puntos débiles de la temporada.

Esa falta de efectivos en la zaga es lo que ha llevado a la entidad heliopolitana a apurar las opciones de Mandi para la cita del lunes. Pese a que los comités no habían atendido sus argumentos, el club decidió apurar a la última instancia con la intención de aplazar el castigo para el franco-argelino, aunque a primera hora de la tarde la propia entidad informaba de la negativa del TAD.

Así, Mandi deberá cumplir un encuentro de sanción por acumulación de amonestaciones, al igual que Feddal, que también recibió la quinta cartulina amarilla ante el Sevilla. Sin la pareja de centrales habitual, a Setién sólo le quedan disponibles Amat, que regresa tras su castigo por la expulsión ante el Athletic, y Tosca, una pareja que no ha ofrecido un buen rendimiento en las dos ocasiones en las que han coincidido -la ida copera ante el Cádiz y el duelo liguero ante el Girona-.

A esto se añade la situación personal de Tosca, al que ya se comunicó que se le busca una salida en el mercado invernal. Si primero fue el PAOK de Salónica el que se interesó por el internacional rumano, en las últimas horas es el Brujas el equipo más interesado por Tosca, de ahí que en el Betis no se querría utilizar al central en el encuentro ante el Leganés para evitar un contratiempo que frenase su deseado adiós.

Si finalmente Setién optase por dejar fuera al rumano, Javi García ocuparía un sitio en el centro de la defensa, una posición que no es desconocida para él, aunque sí sería novedosa en su etapa en el Betis. El muleño siempre ha actuado como pivote desde su llegada a la entidad verdiblanca, aunque en los últimos encuentros en su anterior club, el Zenit ruso, ya jugase como zaguero. La ubicación de Javi García junto a Amat en la zaga también obligaría a recomponer el mediocampo, al no existir en la plantilla un jugador con el mismo perfil. Ahí el preparador bético tendría la alternativa de emplear el mismo centro del campo que ya utilizase ante el Atlético en el Benito Villamarín, cuando Guardado y Fabián ocuparon la zona central. Incluso el técnico ha ensayado con otra variante, en la que Javi García sería central junto a Tosca, mientras que Amat pasaría al pivote junto a Fabián, con lo que Guardado volvería a ejercer de mediapunta y Boudebouz se quedaría en el banquillo.

Con cualquiera de estas posibilidades, Setién repetiría el esquema que viene utilizando en las últimas semanas, ese 4-2-3-1 que ha otorgado equilibro al Betis tanto en la faceta defensiva como en la ofensiva, e incluso recuperaría para el once inicial a Tello, después de los magníficos minutos que el extremo catalán realizó en el derbi.

Los problemas en la zaga para Setién no se reducen al centro de la zaga, pese a la importancia de esa zona. Barragán, lesionado en el derbi, continúa sin ejercitarse con el equipo, a lo que se une la delicada situación de Rafa Navarro, sentenciado tras la derrota ante el Cádiz y al que también se busca destino en enero. La solución para Setién estaría en la repetición de la apuesta que realizó en el Sánchez-Pizjuán, cuando colocó a Francis en el lateral diestro, una posición novedosa para el canterano, que siempre había actuado como extremo.

Otro problema añadido para el técnico será el de confeccionar la convocatoria. Tras el regreso de Rubén Castro, Setién dispone de 21 jugadores con ficha profesional, más Narváez y Francis, que cuentan con dorsal del filial. Con las bajas de larga duración de Sanabria y Campbell, más las sanciones de Mandi y Feddal, y la ausencia de Barragán, el preparador bético apenas dispondría de 18 jugadores, entre los que se contarían los mencionados Tosca y Rafa Navarro, a los que se les busca destino, y Narváez y Nahuel, otros dos que también están en la rampa de salida, a la espera de que el club agilice la llegada de refuerzos que permitan aumentar la competitividad de la plantilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios