Betis

De la solidez a la falta de eficacia

  • El equipo verdiblanco exhibe su mejora defensiva como contrapunto a la sequía goleadora en este inicio

Setién dialoga con Bartra en un entrenamiento. Setién dialoga con Bartra en un entrenamiento.

Setién dialoga con Bartra en un entrenamiento. / Antonio Pizarro

La teoría de la manta o la botella medio llena o vacía. Apliquen esos tópicos del fútbol para este arranque de campeonato del Betis, en el que con apenas un gol a favor suma cinco puntos para ubicarse en una zona cómoda de la clasificación y cuyo empate en Mestalla dejó mejores sensaciones que esa unidad que añadió a su casillero. Le cuesta a los verdiblancos anotar en este arranque de Liga, aunque en los tres últimos encuentros ha exhibido una solidez defensiva que le ha permitido competir de tú a tú con rivales llamados a pelear por Europa como el Sevilla o el propio Valencia.

Tras una primera jornada en la que el Betis ofreció demasiadas facilidades al Levante, que encontró numerosos pasillos para lanzar su contragolpe con un equipo bético jugando con demasiados efectivos en campo contrario, Quique Setién y su cuerpo técnico comenzaron a equilibrar la disposición con un cambio en la estructura de la medular, pasando a jugar con un doble pivote, a la vez que los carrileros no juegan tan estáticos en zonas adelantadas sino que irrumpen desde atrás cuando se les presenta la ocasión.

A esta mejora de la organización defensiva se añade el excelente nivel de los zagueros béticos. Si Mandi y Bartra ya muestran el mismo nivel del pasado año, el estreno de Sidnei en Mestalla demostró que los verdiblancos cuentan con cuatro centrales de alta competencia. El brasileño se adaptó a la perfección a lo que requiere el sistema de Setién, con una salida limpia desde atrás, a la vez que mostró su virtud en la anticipación, una de las claves de la zaga verdiblanca para frenar a Rodrigo.

El estilo de posesión que aparece como seña de identidad de este Betis también permite defender lejos de la portería. El alto nivel en el toque que exhibieron los verdiblancos en Mestalla obligó a que el Valencia se replegase en su propio campo, ya que en contadas ocasiones una presión adelantada le sirvió para recuperar la pelota. Los tres centrales béticos lideraron la estadística de pases del equipo, además con un altísimo porcentaje de acierto. Mandi (85 y 97,7%), Bartra (82 y 93,9%) y Sidnei (76 y 86,8%) cumplieron con esa premisa de Setién de iniciar la jugada desde atrás y siempre buscando a sus medios centro, quienes fueron los siguientes en ese ránking de pases realizados. Guardado (71 y 81,3%) y Canales (69 y 92,8%) ayudaron a que el Betis superase la presión valencianista y que el control del juego, sobre todo en el primer tiempo, fuera suyo.

Todos esos datos favorables al cuadro bético encuentran su contrapunto en la eficacia. Sólo un gol han anotado los verdiblancos en este inicio de campeonato, el conseguido por Joaquín ante un Sevilla que ya jugaba en inferioridad. Aseguran los técnicos que el gol será cuestión de tiempo, ateniéndose a las cifras realizadoras del equipo verdiblanco la pasada temporada –sólo sus delanteros sumaron 26 dianas, con Loren y Sanabria jugando media temporada cada uno–, pero a ese juego de posesión con el que controla los partidos se le echa en falta un punto de velocidad en los metros finales.

En Mestalla, sólo Boudebouz intentó encontrar vías de pase verticales y al hueco para romper líneas, como el que le sirvió para conectar con Inui en la mejor ocasión bética, pero tanto el franco-argelino como el nipón necesitan aumenta su frecuencia de participación. De igual forma, el Betis también debe mejorar su eficacia en los disparos. Hasta 57 remates acumulan los heliopolitanos en este inicio de campeonato para marcar un solo tanto, un registro que contrasta con el elevado porcentaje de eficacia que logró el pasado año, en el que prácticamente sumaron un gol por cada cinco disparos.

La entrada de Sergio León mejoró lo realizado por Sanabria, que se quedó otra vez prácticamente inédito en ataque. El palmeño estiró al equipo con sus desmarques profundos y al espacio, algo que de lo que necesita el fútbol de este Betis para ganar esa verticalidad que se requiere en los metros finales. Eso sí, salvo en el encuentro en Vitoria, en el que Loren y Sanabria sí dispusieron de claras ocasiones de gol, los delanteros béticos apenas han contado con oportunidades para estrenarse, un hándicap que debe solucionar el técnico para próximos compromisos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios