estilo de vida

Efectos adversos del trabajo

  • Trabajar más de 45 horas a la semana puede incrementar el riesgo de padecer diabetes por el efecto del estrés en la resistencia a la insulina

Un estudio canadiense ha analizado datos recopilados durante doce años sobre la salud de 7.380 trabajadoras. Un estudio canadiense ha analizado datos recopilados durante doce años sobre la salud de 7.380 trabajadoras.

Un estudio canadiense ha analizado datos recopilados durante doce años sobre la salud de 7.380 trabajadoras. / michael reynolds / efe

Comentarios 1

Según la Federación Internacional de Diabetes, el desafío actual más importante para la prevención es identificar los factores de riesgo modificables sociales y ambientales de la diabetes. En este sentido, el estudio del impacto del trabajo en el estilo de vida de una persona es esencial. Muchos estudios han medido el impacto de los turnos largos de trabajo con el riesgo de determinadas patologías, entre ellas la diabetes, pero se necesitan estudios prospectivos de alta calidad. Para contribuir a ello, un estudio coordinado por el Centre de recherche FRQS du CHU de Québec, Canadá, ha evaluado la relación entre las horas de trabajo y la incidencia de diabetes entre 7.065 trabajadores durante un período de 12 años en Ontario, Canadá.

Según sus resultados, publicados en The British Medical Journal, 45 horas o más de trabajo en una semana está relacionado con un mayor riesgo de diabetes en las mujeres. No se halló un riesgo tan elevado entre las mujeres que trabajan entre 30 y 40 horas por semana, lo que llevó a los investigadores a sugerir que es el techo a establecer para frenar el riesgo de enfermedad. Las estimaciones globales indican que 439 millones de adultos vivirán con diabetes para 2030, un aumento del 50% en las cifras de 2010. Solo en 2015, la diabetes le costó a la economía mundial 1.300 millones de dólares.

El estudio que analiza el riesgo en mujeres mide también el trabajo no remunerado

Estudios anteriores habían establecido el vínculo entre las largas horas de trabajo y el aumento del riesgo de diabetes, pero la mayoría de estos estudios se han centrado exclusivamente en los hombres.

Para tratar de proporcionar una imagen más completa, los investigadores rastrearon la salud de 7.065 trabajadores canadienses de entre 35 y 74 años en un período de 12 años (entre 2003 y 2015), utilizando datos de encuestas de salud nacionales e historiales médicos. Las horas de trabajo semanal de los participantes (remuneradas y no remuneradas) se agruparon en cuatro franjas horarias: 15-34 horas; 35-40 horas; 41-44 horas; y 45 o más horas, y se consideró un rango de factores potencialmente influyentes.

Es decir, el estudio aconseja no sobrepasar las 40 horas de trabajo remunerado y no remunerado. En cifras españolas, las mujeres destinan 26,5 horas a la semana a cuidar a hijos o familiares y las tareas domésticas frente a las 14 horas de ellos. Eso sin contar el trabajo remunerado añadido. La duración de la semana laboral no se asoció con un mayor riesgo de la enfermedad entre los hombres. En todo caso, la incidencia de la diabetes tendía a disminuir, cuanto mayor era la semana laboral de un hombre. Pero este no fue el caso entre las mujeres.

Entre aquellos que trabajaron 45 o más horas a la semana, el riesgo fue significativamente mayor (63%) que entre aquellos que trabajaron entre 35 y 40 horas. Y el efecto solo se redujo ligeramente cuando se tuvieron en cuenta factores potencialmente influyentes, como el tabaquismo, los niveles de actividad física, el consumo de alcohol y el Índice de Masa Corporal.

Este es un estudio observacional, por lo que no se puede establecer ningún efecto causal definitivo. Además, las horas de trabajo se midieron solo en un punto de tiempo, y no fue posible deducir de los registros médicos qué tipo de diabetes tenían los participantes, aunque la diabetes tipo I representa solo uno de cada 20 casos de adultos.

Los investigadores no desarrollan una explicación para las diferencias de género que encontraron en sus datos, aunque no obvian que las mujeres trabajan muchas más horas cuando se tienen en cuenta todas las tareas domésticas y las responsabilidades familiares.

Las largas horas de trabajo pueden provocar una respuesta de estrés crónica en el cuerpo, lo que aumenta el riesgo de anomalías hormonales y resistencia a la insulina, sugieren. "Considerando el rápido y sustancial aumento de la prevalencia de diabetes en Canadá y en todo el mundo, identificar factores de riesgo modificables como largas horas de trabajo es de gran importancia para mejorar la prevención y orientar la elaboración de políticas sanitarias, ya que podría prevenir numerosos casos de diabetes y enfermedades crónicas relacionadas con la diabetes", concluyen.

Extrapolando sus conclusiones a la realidad española puede decirse que las mujeres en España trabajan una media de 66,5 horas, superando con creces el umbral establecido en el riesgo de diabetes.

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios