Autismo

Un Plan de Acción para mejorar la Atención Sanitaria a las Personas con TEA en Andalucía

  • Las personas con autismo o TEA tendrán mayor facilidad para acceder a los servicios del sistema sanitario Andaluz

El sistema sanitario público pone en marcha el 'Plan de Acción para mejorar la Atención Sanitaria a las Personas con autismo en Andalucía' El sistema sanitario público pone en marcha el 'Plan de Acción para mejorar la Atención Sanitaria a las Personas con autismo en Andalucía'

El sistema sanitario público pone en marcha el 'Plan de Acción para mejorar la Atención Sanitaria a las Personas con autismo en Andalucía'

¿Qué es el autismo?

Es de vital importancia dejar claro que el autismo no se trata de una enfermedad, sino de un trastorno del desarrollo infantil que puede provocar en las personas dificultad en la comunicación y para comprender las relaciones sociales y comportamientos repetidos e intereses por pocas cosas. Hoy en día el autismo también se llama: Trastorno del Espectro del Autismo (TEA).

¿Qué necesidades tienen las personas con autismo?

Las personas con TEA viven situaciones agobiantes si tienen que esperar, si se exponen a cambios continuos o si salen del entorno habitual, por eso asistir a consultas, a veces puede ser un trastorno para ellos. Necesitan que se les avise con antelación de lo que va a pasar. 

Además, pueden tener problemas para explicar una dolencia y si los familiares o acompañantes no se dan cuenta de que están mal, la enfermedad seguirá avanzando sin tratamiento alguno.

¿Qué ayudas se les va a dar?

Más de 100 profesionales del sistema sanitario público andaluz, junto a profesionales de referencia en este campo, han analizado en unas jornadas en la Escuela Andaluza de Salud Pública, en Granada, la atención sociosanitaria del Trastorno del Espectro Autista (TEA).
La atención temprana y el papel de las familias en la detección de los primeros signos, así como la necesidad de dar a conocer mejor las características diferenciadoras de las personas con autismo, han sido parte de los elementos destacados en la jornada, según informa la EASP.
La mayoría de las veces, el comportamiento característico del autismo puede identificarse alrededor de los 18 meses o antes de los dos años de vida. Es fundamental intervenir desde edades tempranas. Todos los niños con Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) tienen la capacidad de aprender, por lo que la intervención temprana es fundamental
Las personas con autismo pueden y deben ser tratadas con terapias y métodos educativos y de apoyo. El abordaje sociosanitario de este trastorno del neurodesarrollo, es básico para que las personas que lo padecen puedan avanzar en la superación de sus dificultades.
A día de hoy, las visitas a los centros de salud de personas con autismo no han sido positivas para ellos por motivos como: pasar demasiado tiempo en la sala de espera, que la persona con autismo no ha tenido información sobre el trastorno o no se han escuchado las necesidades de ellos o de sus acompañantes.
Recientemente, la Consejería de Salud y Familias ha presentado el 'Protocolo para que las Personas con TEA puedan usar Mejor el Sistema Sanitario', que complementa el documento original publicado el año pasado. Se trata de una versión extendida, otra en lectura facilitada y un póster, editados en formato papel y digital.

Esta iniciativa forma parte del Plan de Acción para mejorar la Atención Sanitaria a las Personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) en Andalucía, y la está desarrollando por la Federación Autismo Andalucía y la Consejería de Salud y Familias. Sus beneficiarios son más de 83.000 personas (población estimada con TEA en Andalucía), a las que habría que sumar sus familias.

Estas son las medidas que se van a llevar a cabo en este protocolo, incluye acciones formativas, de sensibilización y un protocolo de actuación para profesionales de salud:

  • Evaluar las necesidades de las personas con autismo en los servicios de salud andaluces.
  • Preparar y anticipar a las personas con TEA de lo que va a pasar en las consultas (ayudas visuales, simulacros...)
  • Entrar en contacto con la familia o acompañantes para conocer en qué pueden necesitar ayuda.
  • Prioridad a las personas con TEA o fijar un sistema de cita previa.
  • Salas de espera tranquilas y con pocos estímulos sensoriales.
  • Ajustar los tiempos para que las personas con TEA no tengan que esperar.
  • Adaptar carteles del centro, formularios de consentimiento informado, etc para que lo puedan entender.
  • Uso de tecnologías con las personas que no puedan acceder al centro (consulta virtual, teléfono, dieño de una app...)
  • Evitar desplazamientos.
  • Que participen el menor número de profesionales posibles.
  • Organizar sesiones y cursos de formación para que los profesionales de la salud conozcan más sobre las necesidades de las personas con TEA.
  • Que los estudiantes de sanidad realicen prácticas en las asociaciones para conocer a las personas con autismo.

Es importante obtener información acerca de los gustos de la persona con TEA y que se puedan usar como premio tras pasar las consultas, ya que se debe tener en cuenta que tiene que ser un momento agradable para el paciente. Para ello, será necesario reservar más tiempo para él o ella y, además, se conseguiría un mayor avance si la familia o acompañantes le preparasen previamente para la visita.

En la consulta, se debe dejar que el usuario se familiarice con el espacio y el entorno en el que está, ya sea tocando el instrumental o explorando a los familiares primero, ya que puede ser nuevo para él o ella o haber vivido una experiencia negativa anteriormente. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios