PERTE

La industria lanza un proyecto para garantizar fármacos esenciales

  • Farmaindustria traza un plan para atraer la fabricación de medicamentos de uso común y no depender de terceros países

  • La iniciativa aspira a que el Gobierno lo considere uno de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica 

Trabajos en una planta de fabricación de medicamentos. Trabajos en una planta de fabricación de medicamentos.

Trabajos en una planta de fabricación de medicamentos.

La patronal de la industria farmacéutica en España, Farmaindustria, ha impulsado un proyecto, en el que participan 14 laboratorios y 21 empresas auxiliares (que colaboran en diversas áreas, como desarrollos industriales, materiales de envasado, ingeniería de procesos, digitalización o medio ambiente), para invertir alrededor de 500 millones de euros y atraer la fabricación de medicamentos esenciales.

Así lo anunció el pasado miércoles el presidente de Farmaindustria, Juan López–Belmonte, subrayando que ya se ha presentado ante el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo el proyecto Medicamentos Esenciales y Capacidades Industriales Estratégicas para la cadena de valor de la Industria Farmacéutica Innovadora en España, que se enmarca dentro del Programa de Impulso de proyectos tractores de Competitividad y Sostenibilidad Industrial de dicho Ministerio.

La iniciativa aspira a ser uno de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) que apruebe en su momento el Consejo de Ministros. La idea “responde a la preocupación, constatada durante la pandemia, de la excesiva dependencia que en Europa tenemos de países asiáticos en la producción de principios activos y medicamentos esenciales. En la mayor parte de los casos hablamos de medicamentos maduros, con muchos años en el mercado y que ya no tienen protección de patente, pero que siguen siendo los indicados para combatir ciertos síntomas o enfermedades”, ha afirmado López–Belmonte en una rueda de prensa por videoconferencia.

Los objetivos del proyecto son dos: por un lado, aumentar las capacidades estratégicas de fabricación para disponer de mayores garantías en el abastecimiento de medicamentos estratégicos para nuestro país y, por otro, mejorar la competitividad productiva de la industria farmacéutica en España a través de su capacitación en conocimiento, tecnología y digitalización.

“El efecto tractor del proyecto ante el desafío de la reactivación económica y social que afronta España es también muy significativo. No sólo por el impacto favorable en el crecimiento y consolidación de compañías farmacéuticas estratégicas para nuestro país que fabrican medicamentos, necesarios siempre, y más en situaciones complejas como la que atravesamos, sino también por las nuevas contrataciones que cada una de las empresas necesitará realizar para acometer este proyecto”, ha aseverado.

14 laboratorios y 21 empresas auxiliares invertirán 500 millones de euros

En otro orden de cosas, el presidente de Farmaindustria ha analizado los desafíos a los que se enfrenta la industria farmacéutica innovadora en los próximos meses y lo que puede aportar como sector para la recuperación económica del país, en el que ha sido su primer encuentro ante medios de comunicación desde que tomara posesión a finales del año pasado.

En este sentido, ha recordado que una de las lecciones más importantes que ha dejado la pandemia por coronavirus es la vinculación entre salud y economía, y que la primera depende en gran medida de los medicamentos y vacunas. De ahí la relevancia de contar con una industria farmacéutica sólida, pues es la que lidera la I+D de medicamentos en el mundo, en un marco de cooperación estrecha con gobiernos e instituciones públicas de investigación, y también la que garantiza el abastecimiento a través de tejidos productivos fuertes.

“Lo que necesitamos para poder hacer realidad estas propuestas es, en esencia, una estrategia de país a medio y largo plazo que venga construida desde la colaboración y el diálogo con el Gobierno. Una estrategia que establezca un entorno regulatorio estable y predecible, que parta de la visión del medicamento como inversión, no como gasto, y que como tal implique un mayor reconocimiento de la innovación disruptiva e incremental en un modelo sostenible, utilizando al máximo las nuevas tecnologías”, ha afirmado el presidente de la patronal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios