Salud y Bienestar

La alimentación funcional no es útil si no se acompaña de dieta sana

  • Los profesionales de salud deben asesorar a los pacientes sobre su uso y alcance.

"Más allá del valor intrínseco que tienen los alimentos funcionales, el éxito actual de estos alimentos obedece, en parte, a que estamos inmersos en una sociedad que busca continuamente la salud y el antienvejecimiento y desea soluciones sin esfuerzo e inmediatas", explicó la Dra. Joima Panisello, especialista en Medicina Interna y directora general de la Fundación para el Fomento de la Salud (Fufosa), en el marco de un curso online sobre alimentos funcionales dirigido a profesionales sanitarios de los ámbitos de la Medicina, Enfermería, Farmacia, Dietética y Nutrición Humana. El curso fue organizado por Fufosa, con la colaboración de la Fundación para la Formación de la Organización Médica Colegial y AstraZeneca.

Durante la presentación de este curso, cuyo objetivo era dotar al profesional sanitario de los conocimientos y habilidades necesarias para evaluar, recomendar y aplicar correctamente el uso de los alimentos funcionales en la práctica profesional diaria, la doctora Panisello hizo especial hincapié en que "los alimentos funcionales no curan ni previenen por sí solos si no están incluidos dentro de una dieta variada y equilibrada; además, si una persona sana ya ingiere todos los nutrientes que necesita, no hace falta recurrir a esta nueva categoría de alimentos, aunque en determinadas circunstancias pueden sernos de suma utilidad".

En la misma dirección, la doctora Panisello subrayó la importancia de que la población, al ver ciertos anuncios, no caiga en el error de creer que quien haya sufrido un infarto va a tener suficiente con el efecto hipocolesterolemiante de los esteroles y estanoles, "porque esto es totalmente falso". Según esta especialista, las indicaciones de las estatinas son claras. "Su probada eficacia, no sólo en la reducción de las cifras de colesterol sino en la presencia de eventos cardiovasculares, queda fuera de toda duda y además con una óptima tolerancia. Probablemente sean los fármacos más seguros y con mayor impacto en salud de los últimos 50 años", afirmó rotunda. Por tanto, "un alimento funcional enriquecido en esteroles jamás las sustituirá, aunque sí puede complementarlas, pero ello debe hacerse siempre bajo indicación y supervisión médica al inhibir con eficacia la absorción intestinal del colesterol".

Uno de los aspectos más relevantes abordados durante el curso fue la importancia de la formación de los profesionales sanitarios en este campo, puesto que, según se debatió, es un elemento fundamental para hacer un uso racional y sin riesgos de los alimentos funcionales. "Los profesionales de la salud no sólo deben jugar un papel fundamental en la comunicación adecuada y eficaz de las alegaciones de salud y sus fundamentos a los consumidores, sino que también deben ser protagonistas en el proceso de alfabetización alimentaria/nutricional y en el de planificación de la opción alimentaria que debería hacer toda persona o familia", manifestó la  doctora Panisello.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios