tecnología y sanidad

'Mi e-Salud' impulsa la historia clínica digital en el sector privado

  • El IDIS lanza su plataforma para el desarrollo de la interoperabilidad entre bases de datos

Participantes en la Jornada 'Interoperabilidad, un modelo posible y necesario: mi e-Salud'.

Participantes en la Jornada 'Interoperabilidad, un modelo posible y necesario: mi e-Salud'. / m.g.

Hace un año, el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS), que agrup a gran parte de los proveedores de servicios sanitarios privados en España, presentaba su propuesta de desarrollo de un modelo de interoperabilidad organizativa que perseguía posicionar al paciente en el centro de los procesos. Doce meses después, como propuesta práctica, se ha presentado la plataforma Mi e-Salud, una herramienta que busca generar un sistema sanitario integrado, "en la que el paciente pueda transitar con absoluta libertad en cualquier entorno y pueda disponer de la información clínica completa en cualquier lugar, siendo todo ello accesible para el profesional sanitario de una forma ágil y segura", ha explicado Adolfo Fernández-Valmayor, presidente de Fundación IDIS."Desde IDIS sabemos que la interoperabilidad de los sistemas tecnológicos ayuda a optimizar la calidad, eficacia y eficiencia de los servicios sanitarios y contribuye además a la mejora continua de la calidad de los mismos", añade.

Mi e-Salud es una app a través de la cual el paciente puede compartir con el médico o el profesional sanitario su información de salud custodiada en cualquier centro sanitario adscrito al proyecto, independientemente de su titularidad. Según Manuel Vilches, director general de IDIS, "para su desarrollo se constituyó un grupo de trabajo en el que estaban representados todos los sectores miembro de la Fundación IDIS. Una vez consensuado el proyecto se decidió desarrollar esta plataforma que es a la que el paciente accede desde su "hardware" y le permite compartir su información clínica de una forma selectiva y segura una vez que tiene que dar autorización para que el profesional pueda ver sus datos clínicos".

El paciente recibe en su dispositivo los informes clínicos propios procedentes de las diferentes organizaciones sanitarias en las que ha sido atendido. Tras esto, descarga los que desee visualizar y el profesional le solicita la información que desea consultar. Con posterioridad, el paciente comparte el informe o los informes con el profesional y éste visualiza la información autorizada. "Los datos del individuo no salen ni son almacenados en otro sitio que no sea su propio lugar de origen, por lo que no se plantean problemas de seguridad ni de protección de datos: es el propio paciente el que autoriza la visualización de sus datos por parte del profesional sanitario".

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios