Santiago González. Presidente de la Sociedad Española de Oncología Quirúrgica

"El éxito no está sólo en operar a tiempo, sino en hacerlo bien"

  • El especialista cree fundamental que los pacientes puedan acceder a datos sobre el número de intervenciones que hace al año un cirujano.

La cirugía oncológica está reconocida como especialidad en muy pocos países pero, en el tratamiento del cáncer, es una de las pocas técnicas cuyo valor curativo está fuera de toda cuestión. El presidente de la Sociedad Española de Oncología Quirúrgica, Santiago González (Segovia, 1968) considera indispensable que los médicos que extirpan tumores sepan más del cáncer que lo que su especialidad (la cirugía) garantiza.

-¿Se puede decir que la cirugía es el único tratamiento curativo en los tumores sólidos?

-Hoy por hoy, los mejores resultados se obtienen con una combinación de la cirugía adecuada, quimioterapia y radioterapia según los diferentes tumores. Cada tumor tiene su manera y su peso específico de un tratamiento o de otro. Pero en tumores sólidos la base fundamental del tratamiento y aquella sin la cual el éxito no puede nunca garantizarse es la cirugía. La quimio y radioterapia pueden ayudar a mejorar, pero sin la cirugía en tumores sólidos hoy por hoy no hay curación. Eso sí, hay que distinguir entre pacientes inoperables a los que no se puede llevar al quirófano por distintos motivos, y aquellos que, pudiendo entrar en quirófano, presentan un tumor irresecable, una entidad incurable.

-¿Cree que un paciente ha de preguntarle a su cirujano si existe la posibilidad de operar su cáncer de forma menos agresiva?

-Es una pregunta que se podría ampliar a la cirugía y a todo el abordaje del cáncer. Todos asumimos que el médico nos está dando su mejor parecer, pero hay temas complejos. En España hay poca cultura a la hora de pedir segunda opinión. A veces se pide, pero normalmente solo cuando el médico admite que le sobrepasa o cuando ya ha habido algún problema y el paciente quiere buscar otras soluciones. En España no se tiende a cuestionar esto. Todo esto está basado en el grado de concienciación del público, que cada vez es más, porque cada vez hay más divulgación. Aunque hay gente que específicamente pregunta, yo diría que son los menos.

-Uno de los mayores temores en el abordaje del cáncer es operar a un paciente para extirpar un tumor y tener que volver a cerrar por que la enfermedad está demasiado extendida ¿Cree que esto ha cambiado gracias a las técnicas de diagnóstico por imagen?

-En este sentido, ha habido mejoras pero desgraciadamente es algo que sigue ocurriendo. No existe ninguna técnica por imagen que sea 100% fiable respecto a los hallazgos que podemos tener cuando abrimos. Está a la orden del día. Sí se ha evolucionado mucho y tenemos buena complementación con la cirugía mínimamente invasiva desde el punto de vista de diagnóstico, ya que la laparoscopia nos ayuda a certificar hallazgos de la imagen. Lo importante es que los expertos en cirugía de cáncer sabemos lo que da de sí y cuál es la rentabilidad de cada prueba diagnóstica.

-¿Cree que un paciente debería interesarse por la especialización del cirujano que va a operarle un tumor?

-Merece la pena conocer cuál es la dedicación del cirujano que le va a operar al cáncer, si es una cosa ocasional o se dedica de forma preferencial aunque no sea exclusiva al cáncer. El éxito de una cirugía de cáncer no está solamente en realizarla a tiempo, sino en realizarla bien. En España nos resulta muy difícil preguntar al médico cuántas cirugías de cáncer hace al año y creo que es algo que habría que hacer. En Reino Unido u Holanda esos datos están disponibles en la red. Es algo difícil de conseguir de un día para otro, pero creemos que es importante. Un cirujano que se dedique a otras cosas puede ser excelente cirujano pero no ser un buen cirujano de cáncer, no solo por nivel técnico.

-¿Cree que hay equidad en el tratamiento quirúrgico del cáncer en España?

-Lo primero que hay que decir es que en España no tenemos datos fidedignos para poder responder a esta pregunta. Creo que, en general, nuestro Sistema Nacional de Salud está bien preparado para tratar cualquier enfermedad importante. Pero también es cierto que por las idiosincrasias de los 17 sistemas de salud que tenemos no es fácil que todos los pacientes de España puedan tener acceso a tratamientos muy sofisticados cuando les hacen falta. Hay comunidades autónomas que no están preparadas para determinadas cirugías oncológicas especialmente complejas, pero sí tienen establecidos los mecanismos de remisión adecuados para enviar al paciente a otras comunidades donde sí se disponga de la solución a su problema. Otra cosa es que se pueda caer en manos de un médico que no los conozca y el enfermo se quede sin esa posibilidad, algo que puede ocurrir.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios