tratamientos

El farmacéutico puede ayudar a mejorar el control del asma

  • El estudio Aspira demuestra que el consejo del profesional favorece un mejor pronóstico

La intervención del farmacéutico mejora en un 30% la adherencia a los tratamientos e incrementa la calidad de vida del paciente en 8,8 puntos en la Escala Visual Analógica (VAS). Estas son las conclusiones del estudio ASPIRA (Aspectos prácticos en el servicio de Dispensación de un tratamiento de inicio al paciente asmático) realizado por el Consejo General de Farmacéuticos.

Según nos explica la farmacéutica María Megía, del Departamento de Servicio Asistencial del consejo, la idea parte de un proyecto para desarrollar los servicios farmacéuticos. "Queríamos demostrar el impacto que puede tener la labor de este profesional en la atención de un paciente crónico, como el asmático", explica.

El estudio tuvo una duración de tres meses e incluyó varias entrevistas a los pacientes en diferentes momentos de la intervención del farmacéutico que se dedicaba a reforzar el conocimiento del paciente sobre su enfermedad, a asegurarse de que hicieran un buen uso de los inhaladores - un porcentaje importante de pacientes falla en sus tratamientos porque no se toma la dosis recomendada porque falla en el manejo del dispositivo-, también el farmacéutico informaba de la utilidad de la medicación, para qué servía y sobre cuál era la dosis adecuada. "Se trataba de incidir sobre los puntos de desconocimiento del paciente", dice Megía. Cuando éstos iban a la farmacia, el profesional controlaba el progreso del tratamiento y el control de los síntomas de la enfermedad. Tres meses después se midieron los resultados con varios test, uno de ellos medía la adherencia al tratamiento, es decir la capacidad del paciente para cumplir la terapia tal cual la ha prescrito el médico. Los resultados muestran un aumento de la calidad de vida, el aumento del uso correcto del inhalador y un mayor conocimiento de la enfermedad.

Los resultados han desvelado también que los pacientes que recibieron el asesoramiento del farmacéutico mejoraron notablemente su conocimiento de la medicación. En este sentido, se produjo un incremento del porcentaje de pacientes que respondieron de manera completa y correcta al cuestionario, elevándose el porcentaje de quienes tenían un conocimiento óptimo o suficiente de la enfermedad del 29% al 68%.

Del mismo modo se experimentó un incremento significativo del conocimiento de las técnicas de inhalación, alcanzando el 90% el porcentaje de pacientes que utilizaba satisfactoriamente los inhaladores, lo que contribuye al éxito de los tratamientos y a minimizar el fracaso derivado del mal uso de dichos dispositivos. En cuanto a la valoración general del proyecto, el 89,3% de los pacientes respondió que el asesoramiento del farmacéutico le ayuda a mejorar el uso de los inhaladores y un 86,5% a controlar la enfermedad.

El presidente del Consejo General de Farmacéuticos, Jesús Aguilar ha destacado que este proyecto, así como otros dedicados a potenciar el impacto del profesional farmacéutico en la salud de la comunidad reflejan el espíritu de la profesión farmacéutica española de avanzar asistencialmente; "dotándose de directrices, guías y procedimientos de Buenas Prácticas para ofrecer una asistencia sanitaria y unos servicios de calidad, eficientes y que respondan a las necesidades de la sociedad". El estudio ASPIRA, prospectivo y observacional, se llevó a cabo en 149 farmacias con 489 pacientes.

Los resultados de este trabajo han sido presentados recientemente por el Consejo General de Farmacéuticos en el 76º de la Federación Internacional Farmacéutica (FIP) que se ha celebrando en Buenos Aires, Argentina. Además, ha presentado también un poster sobre Buenas Prácticas en Farmacia Comunitaria en España: Desarrollo de procedimientos", en el que se detallan los trabajos llevados a cabo por la institución .

Tags

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios