Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Salud

El juguete colorido, sonoro y con formas beneficia al niño de baja visión

  • Para que el menor con un impedimento visual desarrolle las mismas habilidades con el juego que el resto es necesaria la oferta de productos específicos

Al llegar la Navidad, la televisión emite continuamente anuncios de juguetes para niños y niñas, de distintas edades y gustos, sin embargo el Colegio de Ópticos Optometristas de Andalucía, en colaboración con la Delegación Territorial de la ONCE en Andalucía, advierte que no se ofrecen productos específicos para aquellos niños que viven con algún tipo de impedimento, dificultando el desarrollo de sus habilidades de igual forma que el resto de los niños. Según Antonio Cantero, secretario del Colegio de Ópticos de Andalucía, en este colectivo afectado se encontrarían "los menores con ambliopía (disminución importante de la agudeza visual que afecta solamente a uno de los ojos) cuya incidencia en la población infantil es del 2% al 3%, y aquellos con estrabismo (desviación del alineamiento de un ojo en relación al otro) que son del 4% al 8%".

Los juguetes y los juegos despiertan la curiosidad del niño por moverse y explorar, desarrollan la conciencia, fomentan la comunicación, promueven el desarrollo social y emocional, estimulan el intelecto, la imaginación y la creatividad y crean habilidades para realizar actividades recreativas y deportivas. Para que las capacidades del menor que padece algún impedimento parcial o total de la visión sean las mismas que las de otros niños de su edad, Cantero aconseja que el juguete este "siempre adaptado a su rango de edad; tenga colores brillantes, con alto contraste o que emitan luz para que se estimule el sentido de la visión; haya diversidad de superficies y texturas con las que incentivar el sentido del tacto; que reproduzca sonidos que atraigan la atención del niño así como le enseñe a usar su sentido auditivo".

En conjunto, es importante que estos juguetes permitan usar otros sentidos que suplan la pérdida de visión, bien potenciando uno de esos sentidos o complementándolos; favorezcan el conocimiento de su esquema corporal y posibilidades de movimiento , ya que, debido a su discapacidad, los niños no saben bien cómo está construido el cuerpo; y de la misma forma, fomenten el aprendizaje de la orientación para desplazarse.

Si bien, actualmente en el mercado existen juguetes que, según el secretario del Colegio de Ópticos de Andalucía, pueden cumplir estos requisitos beneficiosos, "sería interesante que el fabricante especificara su indicación en niños con problemas visuales y así los padres y los familiares del menor estuvieran mejor orientados a la hora de regalárselos. Del mismo modo que, por ejemplo, se ha conseguido que se señale en algunos alimentos la característica de sin gluten para el colectivo celíaco".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios