Farmacia

La levadura que levanta la masa

  • Javier Guerrero, farmacéutico de El Madroño, Sevilla, recibe el premio anual de la Fundación Avenzoar

Guerrero en la botica que regenta en El Madroño Guerrero en la botica que regenta en El Madroño

Guerrero en la botica que regenta en El Madroño / José Ángel García (El Madroño / Sevilla)

La despoblación del mundo rural, marcada por el envejecimiento demográfico, es un proceso aparentemente imparable. La comunidad rural consigue mantenerse a flote ante esta suerte de abandono colectivo tan sangrante en Andalucía como en otras regiones de España. Sus amarres, aquellos que vertebran el territorio y siguen dándole sentido a la categoría ‘social’ de un país, son pocos: accesibilidad, transporte, atención sanitaria... Estos frenos al abandono los sostienen personas concretas. Son la levadura que levanta la masa y hacen que las comunidades no se desaglutinen. En las zonas despobladas generalmente el único agente sanitario es el farmacéutico. La localidad más pequeña de la provincia de Sevilla, El Madroño, con apenas 300 habitantes, tiene desde hace 13 años uno de los más implicados con su oficio: Francisco Javier Guerrero, que el pasado día 21 de junio recibió el premio el Premio a la Mejor Labor Profesional Farmacéutica otorgado por la Fundación Farmacéutica Avenzoar, nacida al amparo del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla.

Javier Guerrero es licenciado en Farmacia por la Universidad de Sevilla; Máster en Atención Farmacéutica y experto en Información Técnica del Medicamento así como en Envejecimiento y Farmacoterapia. Su experiencia como Farmacéutico en El Madroño, aderezada con mucha dedicación e inquietud profesional, le han llevado a ser impulsor y presidente de la Sociedad Española de Farmacia Rural (Sefar) desde su creación en 2010. Desde ahí, realiza una defensa de su oficio como un sistema de prestación solidario, equitativo, universal e integrado en el Sistema Sanitario Público.

La botica rural se ha convertido en un elemento vertebrador contra la despoblación

Como él mismo explicó en la entrega de premios, desde Sefar ha podido “eliminar esa pátina folclórica que ocultaba su verdadera dimensión, la de un servicio público que contribuye a frenar el fenómeno de la despoblación, y que aporta a sus habitantes un aliciente más para no salir huyendo de un medio olvidado y abandonado como es el rural ”.

En la entrega de premios, que acogió el Paraninfo de la Universidad de Sevilla, también fueron galardonados los farmacéuticos Álvaro Santana y Verónica Segura por sus trabajos de investigación; el periodista de Diario de Sevilla Francisco Correal; y la compañía farmacéutica Sanofi Genzyme.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios