Dormir Descansar bien, asignatura pendiente

  • El 58% de los españoles dice dormir mal, según un estudio realizado por la Sociedad Española de Sueño

Participantes en la presentación de la encuesta promovida por la Sociedad Española del Sueño con motivo del Día Mundial del Sueño. Participantes en la presentación de la encuesta promovida por la Sociedad Española del Sueño con motivo del Día Mundial del Sueño.

Participantes en la presentación de la encuesta promovida por la Sociedad Española del Sueño con motivo del Día Mundial del Sueño. / m.g.

Cada vez estamos más concienciados con la necesidad de llevar una vida sana. Es decir, evitar hábitos como el tabaco, llevar una dieta equilibrada y sin excederse en ultraprocesados, y hacer ejercicio diario. ¿Y dormir bien? Parece que esta sigue siendo una de las grandes asignaturas pendientes. Como explica el presidente de la Sociedad Española del Sueño (SES), Alejandro Iranzo, se trata de un tema al que prestar más atención, ya que a corto plazo la falta de sueño puede suponer menor concentración o irritabilidad, pero a largo plazo está demostrado que es un factor de riesgo en patologías cardiovasculares, hipertensión, diabetes, obesidad o incluso en Alzheimer.

Es por ello que la propia SES, en colaboración con Philips, y con motivo del Día Mundial del Sueño, ha realizado una encuesta para saber cómo duermen los españoles. Y los resultados no han sido muy positivos, ya que el 58% de la población española declara no dormir bien. La encuesta aborda muchas más cuestiones, desvelando que la media de sueño está en 6,8 horas, pero que el 42% duerme 6 horas o menos, y trata de recuperar el sueño perdido el fin de semana, algo que los expertos advierten que no funciona. Asimismo, el 86% de los encuestados afirmaba sentir somnolencia durante el día al menos dos días a la semana. De hecho, el 34% decía que esa somnolencia le afectaba mucho o bastante, un 20% tenía sueño durante su jornada laboral y un 10% al volante, lo que supone un importante factor de riesgo en los accidentes de tráfico.

A este respecto, Carlos Egea, director de Calidad e Innovación en la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, insistía en que los datos confirman que estamos ante un “suicidio biológico”, ya que está comprobado que “dormir menos de 6 horas al día supone vivir unos trece años menos”.No obstante, desde la Sociedad Española de Neurología, también con motivo del Día Mundial del Sueño, recordaban que “no dormir adecuadamente puede conllevar que surjan complicaciones endocrinas, metabólicas, psicológicas, inmunológicas, psicomotoras, además que cada vez más se considera el mal sueño como un desencadenante o riesgo para determinados trastornos neurológicos, como ictus, Parkinson, Alzheimer o diversas enfermedades neuromusculares”. En definitiva, no dormir adecuadamente es un problema de salud.

Es por ello que Egea insistía en que “debemos domesticar nuestro sueño” adoptando unos mejores hábitos. Para ello, se ha puesto en marcha la campaña ‘Felices sueños’ que cuenta con la campeona olímpica Lydia Valentín como embajadora, en la que a través de su página web se pueden obtener respuesta a la mayoría de preguntas y dudas en torno a la calidad de nuestro sueño. Igualmente, proponen un decálogo de ideas para mejorar Los hábitos de sueño, entre las que destacan disminuir el consumo de sustancias excitantes como el café; destinar la cama solo para dormir y evitar usar el móvil o la televisión antes de acostarnos; mantener unos horarios regulares; limitar la siesta solo a unos 15 ó 30 minutos; preparar un entorno adecuado para dormir o intentar realizar ejercicio físico antes de las siete de la tarde.

Si bien es posible mejorar la calidad de nuestro sueño con ciertos hábitos diarios, en otras ocasiones será necesario acudir a un especialista. En este sentido los trastornos del sueño precisan de un enfoque multidisciplinar de neurológos, psiquiatras, otorrinos, psicólogos, neumólogos, etc. No obstante, cabe recordar que aunque existen más de un centenar de trastornos del sueño, el insomnio es el más prevalente (20–30%), seguido del síndrome de las piernas inquietas (5%) y del síndrome de apneas-hipopneas del sueño (4–5%). Otros trastornos del sueño también bastante frecuentes son la narcolepsia, la hipersomnia idiopática, el trastorno de conducta durante el sueño REM, parasomnias o trastornos del ritmo circadiano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios