hematología

Las terapias dirigidas han cambiado el pronóstico de los linfomas en los últimos años

El abordaje del linfoma ha sufrido una revolución en los últimos años gracias a la aparición de nuevos anticuerpos monoclonales y terapias dirigidas que han cambiado radicalmente el pronóstico de esta enfermedad, ya que cada año hay más pacientes que logran curarse.

Así lo ha asegurado el jefe de Sección de Hematología del Hospital Universitario La Paz de Madrid, Miguel ángel Canales Albendea, durante un acto organizado por la Asociación Española de Afectados por Linfoma, Mieloma y Leucemia (AEAL) con motivo del Día Mundial de esta enfermedad, que se celebró ayer viernes, de la que se detectan cada año unos 7.200 nuevos casos en España.

Este tipo de tumores se originan en el tejido linfático y afectan a las células inmunes llamadas linfocitos, y durante el desarrollo de la enfermedad se produce un deterioro en el funcionamiento del sistema inmune, ya que son los encargados de la defensa del organismo.

Aunque hay descritos hasta 60 tipos diferentes de linfoma, según ha detallado este experto, en líneas generales pueden distinguirse tres grandes subgrupos -los linfomas de Hodgkin, los foliculares y los B difusos de células grandes- y, en todos ellos, los avances han sido significativos.

En el caso de los linfomas Hodgkin la curación es ya cercana al 90%, y en los B difusos está en torno al 70%. Y en los linfomas foliculares, que siempre se han considerado "más difíciles de curar", la supervivencia global es ya de casi 20 años, frente a los 10 que se conseguían antes.

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios