El Palquillo

Asenjo pide a las hermandades que redoblen los esfuerzos en caridad para combatir la consecuencias de la pandemia

  • En una carta les agradece el servicio que prestan a la Iglesia y les reclama estar cerca de los pobres y huir de personalismos y divisiones.

Asenjo durante una entrevista reciente Asenjo durante una entrevista reciente

Asenjo durante una entrevista reciente / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, ha remitido una carta a las cofradías de Sevilla en la que pide que redoblen sus esfuerzos en caridad para ayudar a los damnificados por la pandemia del Covid-19. En su misiva, leída por el delegado de Hermandades, Marcelino Manzano, durante la asamblea extraordinaria celebrada ayer martes en la que se acordó la devolución del dinero de las sillas.

Asenjo pone de manifiesto cómo el confinamiento ha alterado de manera importante la vida de las hermandades y cómo han respondido de acuerdo a sus indicaciones de manera ejemplar: "Con mucho dolor, pero con serenidad, buen estilo y espíritu de obediencia a las disposiciones de la autoridad eclesiástica, que yo os agradezco, habéis tenido que suspender vuestras estaciones de penitencia y vuestros cultos".

El arzobispo ensalza, que a pesar de no poder celebrar cultos externos, han recurrido a las posibilidades que ofrecen internet para mantener el culto ordinario a los titulares y las principales celebraciones de la Semana Santa. "Sé que habéis tenido también otros actos de culto y de devoción, buscando siempre la gloria de Dios y el bien espiritual de vuestros hermanos. Como os he dicho muchas veces, los cofrades debéis ser cristianos cabales y de calidad, los mejores cristianos, hombres y mujeres de vida interior, de fe y de oración, que frecuentan los sacramentos, sobre todo la penitencia y la eucaristía, y que aspiran a la santidad", asevera el arzobispo

Monseñor Asenjo pone el foco en la atención que las hermandades deberán dispensar a los damnificados por la pandemia en los próximos meses. Pide cercanía y servicio a los pobres y, consciente de que los ingresos se han mermado de manera importante, solicita nuevas fórmulas para ayudar al necesitado: "Bien sé yo que vuestros recursos van a ser más limitados. Aguzad la imaginación de la caridad para ayudarles, unid fuerzas entre hermandades cercanas, estad cerca de las Cáritas parroquiales, preocupaos también de los conventos de clausura… y no bajéis la guardia pues las necesidades van a crecer exponencialmente en los meses inmediatos".

Finalmente, monseñor Asenjo les agradece el servicio que presentan a la Iglesia y les reclama que huyan de personalismos, divisiones y rivalidades personales que puedan dañar tanto a las propias cofradías como a la Iglesia de la que forman parte. "Una vez más quiero manifestaros mi aprecio, mi afecto y mi reconocimiento por el servicio espléndido que prestáis a la Iglesia como dique ante la secularización de la sociedad, mostrando el Evangelio en la calle sin miedo, sin vergüenza y sin complejos, y ejerciendo ejemplarmente el servicio de la caridad", concluye Asenjo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios