Juan Carlos Cabrera. Delegado de Seguridad, movilidad y Fiestas mayores

"El Consejo y el Ayuntamiento tienen que ir de la mano a la hora de tomar decisiones"

  • Advierte que el Cecop tiene que conocer y estudiar previamente las propuestas para reformar la carrera oficial que se llevarán al pleno de hermanos mayores tras la Semana Santa

La ciudad se enfrenta a la Semana Santa más blindada tras los lamentables sucesos de la pasada Madrugada. El Ayuntamiento va a poner en marcha un amplio dispositivo que va desde la instalación de cámaras al adelanto del horario de cierre de los bares. El responsable de la seguridad y las cofradías en el Consistorio asegura que la ciudad se tiene que adaptar a las cofradías y no al contrario. Asevera que el Consejo debe acostumbrarse a consensuar sus decisiones, sobre todo respecto a un futuro cambio en la carrera oficial, aunque señala que aceptaría que todo se quede como está, si así lo votan los hermanos mayores. Reclama la implicación de todos para que las medidas que se van a poner en marcha surtan efecto.

-¿Qué fue lo primero que pensó cuando conoció que había carreras durante la pasada Madrugada?

-Una preocupación inmediata e intentar ver dónde estaba el origen para poner los medios y evitar que hubiera males mayores. Hubo personas con contusiones pero no tuvimos que lamentar daños mayores, afortunadamente.

-¿Qué le dice a las personas que no se creen que el origen de todo fue una pelea en la calle Arfe?

-El hecho cierto y demostrado, porque así se ha hecho desde la Policía Nacional y por nuestras imágenes, es que el punto de origen fue una pelea en un bar. A partir de ahí fue imposible romper la correa de transmisión provocada por el sonido y una vez que el tumulto alcanzó la Plaza del Triunfo y la Avenida de la Constitución se propagó de manera inevitable. Desde aquí sí digo que eso fue lo que pasó. Es verdad que después se repitieron los incidentes por parte de unas personas con muy mala intención y que fueron detenidas.

-Un estudio de la Universidad de Sevilla aseguró que el ruido fue el detonante de esa propagación.

-Fue un pico muy alto de ruido que se propaga a una velocidad de más de 340 metros por segundo. En 5 segundos hablamos de que recorre 1,5 kilómetros. A eso sumamos las calles estrechas, la oscuridad y la falta de información. Todo esto fue un caldo de cultivo. Las carreras se produjeron en muchos puntos por esta velocidad de propagación del ruido.

"Necesitamos la ayuda del Consejo y las hermandades para que las medidas de seguridad sean aceptadas"

-¿Cómo será la próxima Madrugada?

-Conocimos lo que pasó y, por tanto, sabemos lo que tenemos que hacer para que no vuelva a suceder o paliar sus efectos. Son medidas de seguridad que el Ayuntamiento ha asumido desde el primer momento. La responsabilidad la tenemos nosotros pero necesitamos la ayuda del Consejo y las hermandades para que todo sea aceptado. Los dos elementos claves eran la falta de información e iluminación. Vamos a poner un sistema de iluminación único en este país. En pocos segundos se pasa de una luz tenue a una blanca de emergencia. Vamos a tener una megafonía, unas cámaras de grabación de alta definición que además nos permiten contar las personas que estén ese espacio. Hemos comprado vallas de plástico que no hacen ruido en caso de caída. Tendremos un sistema GPS y de radiofonía interna en las hermandades para tener contacto con ellas. Habrá una aplicación para dar información. Ya hemos iniciado unos cursos de autoprotección y planes de prevención junto al Colegio de Aparejadores y el Cecop. Son muchas y novedosas medidas para paliar los efectos y prevenir. Todo tiene que ir acompañado de la presencia de la Policía Nacional y Local que son las que tienen que trasladar seguridad a los ciudadanos. El año pasado ya no escatimamos esfuerzos en efectivos de Policía Local. Ahora tenemos que coordinar con la Subdelegación del Gobierno cuántos efectivos de Policía Nacional habrá.

-Una de las medidas que se pondrán en marcha este año es el adelanto del cierre de los bares en algunos lugares.

-Estamos negociando con los hosteleros. Vamos a repetir, en el caso de los veladores, lo hecho otros años para que se retiren al paso de las cofradías. Sí estamos consensuando que en determinados puntos críticos de la ciudad y de la carrera oficial acortemos la hora de cierre de las 03:00 hasta la 01:00, volviendo a abrir a las seis de la mañana. El objetivo es que en esos puntos críticos las personas que beben mientras esperan las procesiones no sean un elemento de inseguridad. En la Encarnación y las setas ya lo hicimos el año pasado y evitamos la botellona. Tengo que agradecer el compromiso de los hosteleros con la ciudad y la Semana Santa.

"Tengo que agradecer el compromiso de los hosteleros con la ciudad y la Semana Santa"

-¿Le gusta el retoque que se le ha dado a la Madrugada o esperaba algo más sustancial? Un retraso de los horarios, por ejemplo.

-Esperaba y sigo esperando algo más sustancial. Espero una solución global. Así lo ha anunciado el Consejo para el año 2019. Sí es verdad que desde el Cecop estamos dando consejos para que la Madrugada sea más segura y así se están teniendo en cuenta. En la Madrugada las medidas pueden ir desde un retraso horario a un cambio de itinerario más importante o una alternancia en la dirección de salida de la Catedral. Es muy importante que haya una distancia entre las hermandades, que no se solapen, para que, en caso de tumultos, esa correa de transmisión no se produzca.

-¿Habrá nuevas zonas aforadas este año?

-Serán las mismas. Aforamos más de 17 cruces problemáticos. Un cruce expedito tiene mucha importancia para que el cuerpo de nazarenos no sufra y para el cumplimiento de los horarios y la seguridad para el cortejo y los ciudadanos. Que estuviera libre el Postigo el año pasado fue muy importante para que no tuviéramos que lamentar males mayores en la primera avalancha.

-La Amargura mostró sus quejas por la imagen desoladora de la calle Alcázares y Sor Ángela.

-He hablado con el hermano mayor. Vamos a intentar buscar el equilibrio para dar también seguridad. No queremos que la Amargura se sienta dolida con esta actuación.

"No encuentro una diferencia sustancial entre las calles Sierpes y Tetuán. No descartamos nada"

-¿Donde está el equilibrio entre la seguridad y la propia esencia de la Semana Santa?

-La seguridad se tiene que palpar, pero no ver. La ciudad tiene que adaptarse a las cofradías y no al contrario. El punto de equilibrio va a estar siempre en que podamos disfrutar de una manera segura y plena de la Semana Santa sin elementos distorsionadores que perturben el normal discurrir de una procesión. Tenemos que poner los elementos de seguridad y tener el compromiso de los ciudadanos para valorar la Semana Santa como algo importante. Tenemos que contribuir todos. La Administración va a acometer sus funciones. Los ciudadanos tienen que saber que el elemento central es la procesión. Las hermandades tienen que ordenar a sus nazarenos y preocuparse por su procesión y las fuerzas de seguridad deben realizar sus funciones.

-¿Es necesaria una reforma radical de la carrera oficial como las que se están barajando?

-Es bueno introducir algunos cambios si son para mejorar. El Consejo lo está estudiando. Vamos a ser totalmente respetuosos. Una de las indicaciones que hemos dado es la de eliminación de sillas en la calle Sierpes, sobre todo en las vías de evacuación, y así se ha hecho. Creo que la calle estaba sobredimensionada. También se van a eliminar pases de entrada a domicilios para que no haya tantas personas circulando. Además, sólo podrán acceder libremente los menores de tres años. La idea es que tengamos siempre las vías de evacuación expeditas.

-¿Cree que la carrera oficial no es segura?

-Ni existe la seguridad 100% ni el riesgo se puede bajar a cero. Lo que hay que poner son todas las medidas y estar organizados para disminuir los riesgos.

"Aceptaríamos que los hermanos mayores decidan mantener la carrera oficial con su configuración actual"

-¿Se descarta la calle Tetuán como alternativa?

-No encuentro una diferencia sustancial entre Sierpes y Tetuán, pero si en algún momento hay que establecer algún cambio o adoptar una nueva carrera oficial será el Consejo el que de manera autónoma lo haga. Nosotros daremos la opinión sobre si ganamos o no en seguridad. No descartamos nada. No vamos a interferir. Daremos una opinión en los parámetros de seguridad. De manera gradual debe haber una mayor simbiosis en lo que son la decisiones de las hermandades y la seguridad. Estaremos ahí para aconsejar. Las decisiones deben venir de la mano y que no sea el Cecop después el que haga el estudio. Si a uno le compete la organización a nosotros nos compete la seguridad.

-Espera, por tanto, conocer y evaluar las propuestas antes de que se trasladen al pleno de hermanos mayores.

-Efectivamente. Ese es el camino porque nos jugamos mucho. Tenemos que ir de la mano.

-¿Está satisfecho con la reforma de Sierpes?

-Es un paso. Tengo que agradecer el compromiso del Consejo.

"No me gusta que los nazarenos vayan de tres en tres o de cuatro en cuatro y con los cirios apagados"

-¿Sería suficiente con eliminar más sillas de Sierpes y dejar el trazado de la carrera oficial tal como está?

-Una reducción de sillas redunda en una mayor operatividad para cualquier circunstancia que acaeciera. Es el Consejo el que tiene que tomar las decisiones. Ya hemos instado a que haya un solo relevo de costaleros en el Banco de España para disminuir la presencia de personas en las vías de evacuación y que los servicios de emergencias puedan acceder en un momento determinado.

-¿Aceptaría el Ayuntamiento que los hermanos mayores decidan que la carrera oficial se quede como está?

-Totalmente. Estamos para respetar la autonomía de la organización de la Semana Santa por las hermandades a través del Consejo. Hemos hecho las indicaciones, como ya he dicho, antes y después. Caminamos hacia que todas las decisiones vengan de la mano del Consejo y el Ayuntamiento de manera simultánea por el bien de las hermandades y la ciudad.

-¿Qué le parecería que el Sábado de Pasión sea un día más de Semana Santa con cofradías yendo a la Catedral?

-No tengo que opinar. Sería un día más. Estamos para dar servicio a la ciudad. Si pasara, nuestra obligación es tener todos los servicios públicos disponibles.

-¿Le preocupa algo del nuevo Martes Santo?

-No me preocupa. Estamos estudiando cómo puede resultar. Vamos a ver qué sucede este año. Sí soy partidario de que los cambios se hagan de manera global y no por días.

"No vamos a imponer ningún porcentaje en las nóminas de nazarenos, aunque hay un problema de sobredimensión"

-¿Qué le parece que algunas hermandades estén pidiendo autorización paterna para que los menores puedan salir en los cortejos?

-Es respetable y comprensible. Ya las hermandades cuidan y mucho a los menores. Ahora dan un paso más para pedir un documento que las exima de responsabilidad.

-¿Le parecería bien que se pidieran tres años de antigüedad para poder salir de nazareno?

-Es una propuesta más. Es verdad que hay hermandades que están sobredimensionadas y otras con expectativas de crecimiento. Quizás habría que estudiar establecer un porcentaje de la nómina de hermanos porque hay una realidad: la carrera oficial es la que es. No soy partidario de que los nazarenos vayan de tres en tres o de cuatro en cuatro y con los cirios apagados, como sucede en mi Hermandad de la Macarena. Creo que no es lo correcto. Es verdad que tenemos un problema de sobredimensionamiento de las hermandades. En cualquier caso, el Ayuntamiento no va a indicar o establecer ningún tipo de porcentaje.

-¿Cómo es el plan de autoprotección que se está desarrollando con el Consejo y las hermandades?

-Es fundamental que las hermandades sepan cómo tienen que actuar de manera organizada y colectiva ante una incidencia. Agradezco al Colegio de Aparejadores la ayuda que está aportando en ese tema. Es bueno. Hay que hacer mucha pedagogía. Tenemos que tener claro qué tenemos que hacer para que los nazarenos no sufran daños. Creo que esta formación nunca viene mal. Lo fundamental es evitar la propagación. No se debe romper el orden. Y no transmitir la sensación de pánico. Hay que guardar la calma.

-El Ayuntamiento ya alertó el año pasado del gran número de actos protagonizados por las cofradías en la calle. ¿Se regularán de alguna manera?

-El año pasado tuvimos más de 3.000 eventos en la ciudad. Es un número muy importante. También es bueno que haya actos en la calle, pero sí es verdad que precisan de una gran infraestructura y suponen unos costes importantes en cuanto a los servicios públicos que no van acompasados con las medidas de estabilidad presupuestaria y el control de gasto. Sí estamos teniendo, por tanto, un problema porque con la tasa de reposición cero estamos sufriendo vacantes que no son cubiertas. El incremento de eventos no se corresponde con el incremento de los recursos públicos ni con el personal necesario para darles cobertura. Nos movemos en una balanza invertida, pero estamos haciendo los esfuerzos necesarios para mantener esta ciudad con su dinamismo.

-¿Cómo afectan los ensayos de costaleros? Cada vez se realizan más en horas y días que pueden provocar complicaciones.

-Desde el Cecop se están teniendo en cuenta sobre todo por su incidencia en el tráfico. Es cierto que las horas y días de los ensayos están cambiando, pero forman también parte de la historia de Sevilla y todos los disfrutamos. Tenemos que apostar por darles más seguridad y cobertura para que no haya incidencias. En los planes de formación de las hermandades queremos también que se involucren para que sean ellas a través de voluntarios las que vayan ayudándonos en esos temas. Vamos a hablar para que estos voluntarios puedan dar cobertura en los ensayos.

-¿Y las bandas de música? El año pasado hubo alguna denuncia por ruido.

-Fue algo esporádico. Toda la vida las bandas han ensayado en la calle. Cuando llega la cuaresma tienen que entrenar el paso y necesitan hacerlo en la calle. Hay que buscar un equilibrio que el año pasado ya conseguimos poniendo como límite las once de la noche para conciliar con el derecho al descanso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios