El Palquillo

La Hermandad del Silencio ya dispone del edificio del ICAS cedido por el Ayuntamiento

  • La corporación de la Madrugada desarrollará un ambicioso proyecto social, museístico y formativo.

Edificio anexo a San Antonio Abad que el Ayuntamiento ha cedido a la Hermandad del Silencio. Edificio anexo a San Antonio Abad que el Ayuntamiento ha cedido a la Hermandad del Silencio.

Edificio anexo a San Antonio Abad que el Ayuntamiento ha cedido a la Hermandad del Silencio. / Juan Carlos Muñoz

La Hermandad del Silencio ya ha tomado posesión de la antigua sede del ICAS, anexa a la Real Iglesia de San Antonio Abad, un espacio que fue comprometido por el Ayuntamiento en el año 2007, pero que no se ha podido materializar hasta este mismo año. Fue el pasado 13 de marzo, en vísperas de la declaración del estado de alarma, cuando la junta de gobierno local aprobó la entrega por 25 años a la hermandad, haciéndose efectiva la entrega de llaves hace apenas unos días una vez que se ha podido presentar toda la documentación necesaria tras levantarse las restricciones impuestas por el Gobierno como consecuencia del Covid-19.

La Hermandad del Silencio tiene previsto desarrollar en este espacio, situado en el número 1 de la calle El Silencio, un importante proyecto social, museístco y formativo. Según ha informado el hermano mayor, Eduardo del Rey, a este periódico, lo primero será acometer la adecuación del edificio, algo que se acometerá por fases, pera poner en marcha de manera prioritaria el proyecto de acción social, algo tan necesario en estos tiempos de crisis. 

El edificio cuenta con una superficie total construida de 640,09 metros cuadrados. La parcela sobre la que se asienta está calificada según el PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) como equipamiento y servicio público. Según recoge el acuerdo entre el Ayuntamiento y la Hermandad, el inmueble deberá destinarse exclusivamente para las actividades contempladas en el proyecto presentado por la corporación, que, asimismo, asume los gastos de conservación, mantenimiento, suministros y el pago de los impuestos, tasas y demás tributos que procedan, sin posibilidad alguna de explotación económica del mismo. Transcurrido el plazo de 25 años de duración de la concesión, el inmueble revertirá al Consistorio con sus construcciones y edificaciones en adecuadas condiciones para su uso.

El delegado de Gobernación y Fiestas Mayores y también del Casco Antiguo, Juan Carlos Cabrera, destacó, tras formalizarse la cesión, la importancia de la obra social, tanto propia como en coordinación con otras entidades y ONG, que desarrolla la Hermandad del Silencio y sus voluntarios y voluntarias con las personas más vulnerables de la ciudad, "y que el nuevo edificio cedido permitirá reforzar al tiempo que abordar otras iniciativas sociales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios