El Palquillo

La Hermandad de la Reina de Todos los Santos entrega a la Macarena la primera carta de agregación a San Juan de Letrán

  • El original, de 1830, estaba en posesión de la corporación de gloria tras recibirlo en donación.

Joaquín de la Peña entrega el documento a Fernández Cabrero. Joaquín de la Peña entrega el documento a Fernández Cabrero.

Joaquín de la Peña entrega el documento a Fernández Cabrero. / M. G.

Un documento histórico de gran importancia. La Hermandad de la Reina de Todos los Santos ha entregado a la Hermandad de la Macarena la carta original de agregación de la iglesia de San Gil a la basílica romana de San Juan de Letrán. Se trata de un documento, fechado en 1830, que pone de relevancia la importancia histórica de la corporación de la Madrugada y la gran devoción que tenía ya entonces la Virgen de la Esperanza. 

La donación se materializó en la noche de lunes, tras la celebración de la novena en honor a la Reina de Todos los Santos en Omnium Sanctorum. El hermano mayor de la Reina de Todos los Santos, Joaquín de la Peña, que hizo entrega del pergamino a su homónimo de la Macarena, José Antonio Fernández Cabrero, ha explicado a este periódico cómo llegó hasta la hermandad de la calle Feria: "Nos llegó antes del verano. Lo donó una hermana nuestra. Era propiedad de su padre". 

Fernández Cabrero y de la Peña junto al documento. Fernández Cabrero y de la Peña junto al documento.

Fernández Cabrero y de la Peña junto al documento. / M. G.

Cuando en la Hermandad de la Reina de Todos los Santos analizaron el documento, redactado en latín, se percataron de que era la respuesta desde San Juan de Letrán a la petición del hermano mayor de la Macarena, Juan Nepomuceno Sarramián, para agregar la capilla de la hermandad y la iglesia de San Gil a San Juan de Letrán. "Se trata de un pergamino precioso en vitela que conserva, incluso, el sello", añade de la Peña. 

El documento señala que la agregación, como las indulgencias y gracias espirituales que conlleva, tienen una validez de 15 años, tras los que hay que volver a renovarla. 

El documento, cuya transcripción puede leer aquí tanto en latín como en castellano, está fechado en Letrán en el día 5 del mes de septiembre de 1830. En el segundo año del Pontificado del Papa Pío VIII.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios