José León-Castro, catedrático de Derecho y ex hermano mayor del Gran Poder

“La Madrugada no puede ser un escenario teatral”

José León-Castro. José León-Castro.

José León-Castro.

-¿Cree necesaria una reforma de la carrera oficial?

-Habría muchas cosas a reformar con prioridad: la seguridad –también la de los cortejos–, más generosidad y espíritu solidario –sin tanto mercantilismo de todos y egolatría de muchos–, reducir la nocturnidad horaria –casi nada acaece nunca de día– , y asimilar que hay algo más allá del espectáculo. Seamos ciudadanos cívicos todo el año y después vendrán los cruces, horarios, sillas, bares y demás grandes problemas.

-¿Ve oportuno aumentar los días de Semana Santa para que las vísperas vayan a la Catedral el Sábado de Pasión?

-Todas deberían ir a la Catedral, no así a la Campana, y siempre que física y geográficamente sea posible sin excesivo sacrificio ni concesiones a nada ni a nadie. A veces se hace un bien mayor y mejor sin salir de los barrios.

-¿Considera acertada la medida del Martes Santo para invertir la jornada? ¿Sería una solución para otros días?

-El tiempo lo dirá, los experimentos son sólo eso, aunque por el momento no sea aconsejable la generalización. Desde luego implicaría cierta desnaturalización de la Semana Santa, difícilmente entendible, pero esperemos las grandes soluciones de la sabiduría de los hermanos mayores.

-¿Qué le parece que para salir de nazareno se exija una antigüedad mínima de tres años?

-Es una medida más, aunque desde luego no original y dudo que operativa. En todo caso, nunca un crío de cinco años debe ser preferente sobre alguien recién ingresado que realmente necesite ese acto de devoción.

-¿Ve adecuado el dispositivo municipal de vallas, megáfonos, luces, etcétera, para la Madrugada?

-Lo más necesario hubiera sido conocer la verdad del año 2000 para una óptima reeducación colectiva y saber todos a qué atenernos. Tampoco podemos convertir la Madrugada en un gran escenario teatral en perjuicio de la interioridad de las estaciones. Ahora lo que queda es combatir lo que hemos generado y lo que nos ha tocado vivir en este tiempo. Quisiera creer que nada que se haga en pos del buen orden va en demérito de la tradición o es como reconocimiento de una derrota.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios