El Rocío 2021 Sevilla 'empieza' su camino al Rocío

  • Numerosas hermandades celebraron misas de romeros en el día en que partirían al Rocío

  • Imágenes de las misas de romeros: Triana y Gines

Misa de Romeros de la Hermandad del Rocío de Gines. / Juan Carlos Vázquez

A las ocho de la mañana del miércoles previo al Lunes de Pentecostés el simpecado de la Hermandad del Rocío de Triana lucía en la iglesia de San Jacinto. Pero no era preludio del inicio del camino. No, por lo menos, como están acostumbrados en la bicentenaria corporación. La Misa de Romeros fue el punto de partida de una peregrinación que parte de los corazones de los romeros y conecta con la Virgen chiquita. Sin bueyes, pero con la Luz de Triana, como la hermandad ha querido bautizar este camino de cultos hasta el jueves 27 de mayo, día en que regresarían las carretas de la aldea almonteña. La eucaristía, presidida por Manuel Sánchez, director espiritual de la corporación trianera, evocó el transitar peregrino de cada año acompañada por el Coro de la Hermandad del Rocío de Triana.

La finalización de la Misa de Romeros en San Jacinto fue el comienzo de una jornada de veneración. A esa hora, sonaban cohetes y repicaban campanas en la iglesia de Nuestra Señora de Belén de Gines. Eran avisos de la manifestación de fe rociera que iba a tener lugar en la Plaza de España de la localidad aljarafeña. Un espacio que se quedó pequeño para celebrar una emotiva Misa de Romeros. Los 250 asientos dispuestos en el corazón del municipio, entre el templo y el Ayuntamiento, se llenaron de fieles en la mañana en que saldrían las carretas ginenses. Un evento declarado Fiesta de Interés Turístico de Andalucía que se representó con una gran carreta acompañada de otras más pequeñas, colgaduras en los balcones, macetas en las farolas y una gran cantidad de flores amarillas.

Misa de Romeros de la Hermandad del Rocío de Triana. / Juan Carlos Vázquez

Aunque el protagonismo fue de la carreta y del simpecado, que salió minutos antes por una puerta de la iglesia para recorrer varios metros hasta la otra, donde estaba colocado el plateado vehículo. Ese breve recorrido fue acompañado con una traca de cohetes y una petalada roja desde el campanario. Un recibimiento por todo lo alto que dio lugar a una celebración religiosa y musical. El Coro de la Hermandad del Rocío de Gines se esmeró por enriquecer la ceremonia oficiada por Alberto Talavera, director espiritual de la hermandad, y Juan María Cotán, párroco emérito del templo. También dieron color a la Misa de Romeros las numerosas mujeres vestidas de flamenca que acudieron, manteniendo así el espíritu rociero a pesar de la imposibilidad de peregrinar hasta El Rocío.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios