Semana Santa

"No creo en tramas organizadas para acabar con la Madrugada"

  • Félix Ríos, hermano mayor del Gran Poder, envía una carta a sus hermanos en la que reflexiona sobre los últimos sucesos

El Cristo del Gran Poder, en la Catedral, esta Madrugada. El Cristo del Gran Poder, en la Catedral, esta Madrugada.

El Cristo del Gran Poder, en la Catedral, esta Madrugada. / Pizarro

Sensatez. Eso es lo que aporta la carta enviada por Félix Ríos, hermano mayor del Gran Poder, tras los lamentables sucesos de la última Madrugada. Con la investigación todavía abierta por parte de la Policía, esta misma semana ha habido nuevos detenidos, y con confabulaciones de todo tipo alimentando las redes sociales, Ríos afirma que no cree en ningún tipo de complot organizado para acabar con la noche más hermosa. Achaca lo sucedido a la degradación de los valores y la sociedad y critica, por ejemplo, el excesivo consumo de alcohol o las sillas portátiles. Tras enorgullecerse por el comportamiento de sus hermanos, les invita a realizar la estación de penitencia del año próximo sin miedos.

"He de ser honesto y avanzar, respetando el derecho a disentir, que no creo en conspiraciones o tramas organizadas dedicadas a acabar con la Madrugada, lo que, paradójicamente, hace aún más compleja la tarea de su recuperación", señala el hermano mayor del Gran Poder a sus hermanos. Ríos afirma que la Madrugada se encuentra amenazada por "la degradación de valores como la tolerancia, la educación y el respeto a lo sagrado".

Pide una profunda reflexión y una revisión de los protocolos y la organización de la cofradías, y exige de las autoridades "que cumplan con su obligación" y adopten las medidas necesarias, por impopulares que fueran, para que tanto el público como los participantes en las procesiones se sientan "razonablemente seguros y confiados". El hermano mayor de la corporación de San Lorenzo asegura que sobran "el consumo descontrolado de alcohol"; las sillitas, "como símbolos de apropiación particular del espacio público"; agresividad e intolerancia; e incide en la falta de devoción y sentimiento religioso. Ríos reclama que si la chispa salta de nuevo no encuentre el combustible para prender: "Habremos encontrado el camino para la recuperación de una noche en la que sobran muchas cosas, pero nunca las cofradías".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios