El Palquillo

Una mañana de estrenos, lluvia y nervios

  • La lluvia y el frío restó mucho público en las tradicionales visitas en la mañana del Domingo de Ramos a los templos, donde los pasos lucían esplendorosos para las salidas

  • Los cinco pasos de la Cena y la Exaltación ocuparon la práctica totalidad de un templo que está en obras

  • Causaron admiración en la iglesia del Salvador la disposición y las flores de los tres pasos del Amor

Mañana de lluvia, tarde de procesiones. Amaneció el Domingo de Ramos pintado de gris. Con una llovizna más propia de San Sebastián o de Oviedo que de una Sevilla en la que ya es difícil recordar cuando hubo dos o tres días de sol seguidos, y un triste ambiente en las calles que para nada presagiaba lo que se viviría unas horas más tarde.

Todos los partes meteorológicos daban por segura la lluvia por la mañana y la mejoría por la tarde, es por ello que en las hermandades del Domingo de Ramos tenían la completa certeza de que iban a poder realizar su estación de penitencia con normalidad, como así fue, aunque con retrasos en las salidas para evitar la cola del frente. La del Domingo de Ramos es, junto a la del Jueves Santo, la mañana de la Semana Santa por antonomasia. Ayer lo fue, pero menos.

La de ayer fue de paraguas, gabardinas y procesiones de palmas de interior. De visitas desahogadas a los templos. De bares poco poblados. Y de estrenos, que sino se luce algo nuevo el Domingo de Ramos se caen las manos, como asegura el dicho popular. Una señora presumía de nuevo paraguas en la entrada de la iglesia del Salvador. "Cinco euros me ha cobrado el chino por esta birria", le decía a su acompañante.

En la capilla del Mayor Dolor, en el antiguo compás de la Laguna, son un grupo de jóvenes los que presumen entre ellos del terno que lucen. Estrenan corbatas. "Yo me he comprado esta en una tienda de la calle Cerrajería. La que hay junto a la Ibense", dice uno. "La mía es de Scalpers", replica otro. "Pues para corbatas bonitas, las de Cañete", sentencia un tercero. Los jóvenes zanjan este debate y abren otro sobre cuál es el plan para la tarde. No se ponen de acuerdo.

En la capilla de Jesús Despojado hay pocas personas. Los hermanos de la cofradía prácticamente la llenan. En las paredes cuelgan dos carteles con el nombre de las flores que lucen los pasos. "Rosas rojas con esparraguera morada para el Cristo y rosas blancas, frecsias y miniorquídeas cymbidium para la Virgen".

En la iglesia de Santiago los pasos de la Redención ya tenían puestas las flores

Son las once de la mañana. En la iglesia del Salvador se puede entrar sin apenas colas. La lluvia y el frío, que se notan a esa hora, ha hecho que mucha gente se reserve. En el interior del templo, los tres pasos majestuosos de la Hermandad del Amor presiden de manera extraordinaria el presbiterio. Es uno de los gestos excepcionales por el cuarto centenario de la fusión. Otro es el exquisito y novedoso exorno floral de los pasos. Muy comentado es el azahar de la Borriquita. Los nervios son patentes entre muchos de los hermanos que visitan a esta hora su cofradía. "Si llueve salimos por la noche", le dice un padre a su hijo para tranquilizarlo. Camino de la San Juan de la Palma, son muchos los que buscan la tostada y el café en la Alfalfa.

En el templo de la calle Feria se pueden visitar los espléndidos pasos de la Amargura sin colas y sin apenas apreturas dentro. Nada de que ver con lo habitual otros Domingos de Ramos. Los concejales del Partido Popular, con el candidato a la Alcaldía, Beltrán Pérez, a la cabeza, rezan acompañados por el hermano mayor ante los pasos. Todo es exquisito en la Amargura. La Virgen luce este año la toca de sobremanto, advierte un visitante.

En la cercana iglesia de los Terceros sí hay apreturas por las estrecheces de un templo en obras y por los cinco pasos que cobija. Majestuosos los misterios de la Cena y la Exaltación; los palios de las Vírgenes del Subterráneo y las Lágrimas emparejados; y el Señor de la Humildad y Paciencia entronizado en un bello monte de flores silvestres. "Los nazarenos forman en el compás y en la casa de hermandad", señala un miembro de la cofradía. Los carteles están ya situados para localizar cada uno de los tramos.

Camino de San Roque son muchos los que se detienen en la iglesia de Santiago. Los pasos de la cofradía ya tienen las flores puestas para la salida de hoy. Seguro que no dejan a nadie indiferente. En el templo cautiva la otrora veneradísima imagen de la Virgen de la Antigua, una obra excepcional, hoy rebautizada como Virgen de los Dolores, que los historiadores como Antonio Torrejón o Luque Teruel aseguran que es la imagen tallada por Pedro Roldán para la Hermandad de la Antigua y Siete Dolores que tanta devoción tuvo.

En San Roque, una cofradía clásica donde las haya, se suceden las visitas a sus dos pasos, adornados, como es habitual, de manera magistral. La lluvia arrecia fuera, pero dentro del templo todo son confianzas. Es la una de la tarde, la Paz ha pedido ya un prórroga. La lluvia que remitió a las 14:00 limpió las calles (en todos los sentidos) y dio paso a una tarde de ensueño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios