Cofradias

El Arzobispado eleva a canónica la coronación litúrgica de la Caridad del Baratillo de 1960

  • El decreto, fechado el 1 de enero de 2009, fue recogido el pasado día 15 por el hermano mayor, Ignacio Pérez Franco.

El arzobispado ha elevado a rango de canónica la coronación litúrgica de la Virgen de la Caridad en su Soledad, de la hermandad del Baratillo, efectuada por el cardenal Bueno Monreal el día 20 de marzo de 1960, siendo hermano mayor en aquel tiempo, Leonardo García-Junco. El decreto, fechado el 1 de enero de 2009, fue recogido por el hermano mayor actual, Ignacio Pérez Franco, el pasado día 15, culminando así el camino abierto por la junta presidida por Vicente Ramos, que inició este proceso, con la presentación del expediente de coronación, en junio de 2005.

“Aquella idea, sirgió de la juventud de aquellos años. Todo se hizo corriendo, con muchas prisas, por lo que hubo algunos pasos que no hicimos bien. Pero ahora, se ha culminado aquella ilusión y estoy muy contento. Además, hay que recordar que la Virgen está coronada 2 veces, ya que el cardenal Segura ya le impuso una presea en el año 1937”, explica Vicente Ramos.

Este ex hermano mayor, que ostenta hoy en día el cargo de delegado del Jueves Santo, se muestra completamente de acuerdo con la iniciativa de la hermandad de no realizar ningún acto extraordinario, “ habrá algo solemne, un pontifical. En cualquier caso, estaré de acuerdo con lo que disponga la junta de Ignacio Pérez Franco”.

El decreto especifica, al igual que el recibido en 1997 por la hermandad de San Roque por el mismo motivo, “que no procede la celebración de ningún acto extraordinario. Ya que este fue el celebrado en 1960 ”, explica el hermano mayor Pérez Franco. Por ello, la hermandad se va a centrar en la realización de una serie de obras sociales, una por cada imagen titular de la cofradía: el Cristo de la Misercordia, la Virgen de la Piedad, María Santísima de la Caridad en su Soledad y el Señor San José.

En este sentido, la hermandad ya ha asumido el mantenimiento de un jardín de infancia en Manila, regentado por las Hijas de la Caridad de Santa Ana, en el que hay acogidas unas 60 niñas, proyecto vinculado a la imagen de la Piedad. Otra de las iniciativas consiste en apadrinar niños del tercer mundo en colaboración con la fundación Juan Bonal. Igualmente, la corporación se ha sumado a la iniciativa de la confederación de hermandades de San Cirilo, para la acogida temporal de niños bielorrusos y se ha integrado en la fundación benéfico asistencial del casco antiguo, para colaborar en el economato social. Por último, se ha creado la beca San José, para estudios sacerdotales, se ha reforzado la colaboración en el Banco de Alimentos y se ha abierto una habitación para los hermanos en el Hospital de la Caridad con el nombre Cristo de la Misericordia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios