Cofradias

El altar de las Siete Palabras, a punto de desplomarse en el Salvador

  • La Policía Local acordonó los alrededores del altar

Fue el susto de la jornada. El altar instalado por la Hermandad de las Siete Palabras en la Plaza del Salvador estuvo a punto de desplomarse al ceder una de las cogidas del dosel. Una escalera sirvió para apuntalar de urgencia el baldaquino para que no cayera sobre el resto del retablo efímero, con el consiguiente riesgo de incendio. Hasta el lugar se desplazaron algunos agentes de la Policía Local que desalojaron a las personas que ocupaban las sillas más próximas. Justo cuando pasaba la Custodia, los Bomberos hicieron acto de presencia para solventar definitivamente el problema, ante las quejas de algunas personas que presenciaban la procesión.

La Cena congregó a una multitud en su regreso

La procesión de regreso del Señor de la Sagrada Cena a la iglesia de los Terceros se ha convertido en una de las citas ineludibles de la mañana del Corpus. Son muchas las personas que presencian la entrada de la Custodia en la Catedral y se quedan en la calle Placentines para ver la salida del paso desde el Palacio Arzobispal. En este lugar se producen las únicas bullas del día. El poder de convocatoria de un paso de Semana Santa queda fuera de toda duda. El público también es diferente al que se puede encontrar horas antes. La chavalería es la que manda aquí. Muchos, atraídos por la banda de las Cigarreras, se colocan detrás del paso para grabar los últimos éxitos de la formación musical. En esta ocasión, tuvieron un regalo al interpretar la banda una nueva composición: María, Reina y Madre, dedicada la Virgen de Regla por su próxima coronación canónica. Muchas personas acompañaron a la hermandad durante todo el recorrido. Por la tarde, fue la Virgen de la Hiniesta Gloriosa, patrona del Ayuntamiento, la que regresó a San Julián tras presidir el altar en la Plaza de San Francisco.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios