8-M | Día Internacional de la Mujer

"La pobreza y la vulnerabilidad tienen rostro de mujer"

  • Mujer de 40 años, casada y con hijos, con escasa formación académica y cargas familiares. Así es la mujer vulnerable que tiene que recurrir a Cáritas para salir adelante

Cáritas ayuda a las mujeres formándolas para crecer en autosuficiencia y mejorar su autoestima Cáritas ayuda a las mujeres formándolas para crecer en autosuficiencia y mejorar su autoestima

Cáritas ayuda a las mujeres formándolas para crecer en autosuficiencia y mejorar su autoestima / M.S.

Más de 200 mujeres en formación a través de 13 proyectos en Cáritas parroquiales y el Centro Diocesano de Empleo. Es así como Cáritas Diocesana de Sevilla trabaja para ayudar a que crezcan en autosuficiencia y mejoren la autoestima, sobre todo, aquellas mujeres en riesgo de exclusión social. Y por esto, en el Día Internacional de la Mujer, se advierte sobre la necesidad de apostar por el empoderamiento de la mujer más vulnerable.

La entidad destaca el agravamiento de la situación de riesgo vinculado al hecho de ser mujer debido a la responsabilidad familiar, el bajo acceso a una formación adecuada, la difícil conciliación familiar, las situaciones de machismo y violencia, y la precariedad laboral que hacen que "la pobreza y la vulnerabilidad tengan rostro de mujer".

Por esto, Cáritas marca como prioridad la promoción desde la base a través de dos acciones muy concretas: los 13 proyectos de mujer de Cáritas parroquiales y el Centro Diocesano de Empleo (CDE).

Cómo es la mujer en situación de vulnerabilidad

La mujer en situación de vulnerabilidad "tiene unos 40 años, está casada, tiene hijos, escasa formación académica y cargas familiares." El perfil de la mujer que acude a ambos recursos, tanto a los proyectos específicos de Cáritas parroquiales como al Centro Diocesano de Empleo, son muy similares.

En las Cáritas parroquiales se trata de una "mujer española con una edad media de 40 años, casada, con 3 o 4 hijos, limitada por su formación académica, con escasa accesibilidad a un trabajo digno y serios problemas en el hogar que van desde el desempleo a la carga de algún familiar."

La mujer que asiste al CDE es española (60%), con una edad comprendida en un primer grupo, entre los 24 y los 36 años con niños pequeños y, en un segundo grupo, entre los 38 y los 46 con 2 o 3 hijos mayores, separadasy asumiendo solas las cargas del hogar. Suelen tener escaso apoyo familiar, lo que dificulta paliar cualquier necesidad.

Los 13 proyectos de mujer de Cáritas

Según la experiencia de los técnicos y voluntarios que trabajan con estas mujeres, este cúmulo de circunstancias desemboca a menudo en la frustración personal y la falta de autoestima, lo que deriva además en problemas de salud relacionados principalmente con la ansiedad o la depresión, principal problemática con la que trabaja Cáritas, con el objetivo de poner en valor a la mujer como persona, apta y capaz de desenvolverse en cualquier campo. Por eso es prioritario en todo proceso de acompañamiento, comenzar por que cada una sea capaz de ver que es válida y que como mujer, puede y tiene el deber de construir desde lo que es, un mundo más justo, digno e igualitario.

Este trabajo se realiza a través de los 13 proyectos específicos de mujer que desarrollan las Cáritas parroquiales entre la capital y la provincia de Sevilla y en los que participan alrededor de 200 mujeres. En ellos se realiza una clara apuesta por el cuidado y desarrollo de sus habilidades personales y el apoyo y acompañamiento antes las circunstancias que las posicionan como pilar del hogar familiar.

Así, se ofrecen actividades adaptadas a las necesidades de la mujer y a sus propios intereses. El objetivo es transformar su realidad personal desde su propia valía e identidad y a partir de ahí alcanzar una fuente de ingresos, un empleo o la capacidad de gestionar las dificultades de su propia casa.

Por otra parte, debido al perfil de las mujeres que llegan al CDE, el comienzo del proceso es el mismo. Se establece un trabajo inicial de actitudes, hábitos, competencias personales o habilidades complementarios a la formación profesional que les permitan ir rompiendo con las barreras de acceso a un trabajo.

Actualmente, de los 67 participantes de los cursos, 38 son mujeres. Uno de ellos, específico de mujer pensado para aquellas que vienen de situaciones de alto grado de violencia y vulneración. Una formación en Limpieza y Camarera de Pisos que, lejos de perpetuar cualquier rol femenino, pretende profesionalizar y dignificar un sector tan denostado e infravalorado en lo económico como en lo social.

Es así como Cáritas quiere crear conciencia sobre el hecho de que la vulnerabilidad de la mujer está íntimamente ligada a la pobreza, de forma que es necesario abordar la precariedad laboral y la brecha salarial que a menudo provocan una cronificación de la pobreza en ellas y en consecuencia, en sus familias. Se necesitan también medidas de conciliación que faciliten el trabajo y la formación; y empresas que luchen por dar un empleo digno.

"Entre todos y todas podemos hacer un mundo en el que hombre y mujer sean iguales, personas dignas unidas por la construcción de una sociedad justa y humana", concluyen con optimismo los responsables de Cáritas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios