Sevilla

La Macarena gana una plaza

  • Concluye la reurbanización del entorno de la basílica.

  • Se han plantado diez naranjos

Comentarios 7

Un viejo anhelo que ya es una realidad. La Hermandad de la Macarena, los vecinos y la ciudad han ganado una nueva y confortable plaza ante la basílica. El alcalde, Juan Espadas, y el hermano mayor, José Antonio Fernández Cabrero, presentaron en la mañana de este miércoles el resultado de la reurbanización promovida por la Gerencia de Urbanismo que ha cambiado por completo la imagen caótica que presentaba el entorno de unos de los monumentos más visitados de la ciudad. El resultado es la creación de una plaza mucho más amable, que cuenta por primera vez con diez naranjos dispuestos en dos hileras, dos jardineras, o bancos, que se instalarán tras la Semana Santa. La intervención ha supuesto la eliminación de las distintas alturas, creando una plataforma única con todas las medidas para garantizar la máxima accesibilidad, y la supresión, casi completa, del tráfico. Como vestigio histórico, la nueva plaza cuenta con una franja en tono rosa que reproduce el trazado de la muralla desde el Arco hasta la calle Bécquer.

El alcalde durante su visita a la zona tras la conclusión de las obras. El alcalde durante su visita a la zona tras la conclusión de las obras.

El alcalde durante su visita a la zona tras la conclusión de las obras. / Juan Carlos Vázquez

"Ésta una obra que la ciudad demandaba desde hace mucho tiempo y que supone una transformación de una de las zonas más visitadas de nuestra ciudad, la recuperación de espacios para el peatón y la revalorización de nuestro patrimonio en una zona repleta de bienes protegidos como el Arco de la Macarena, la basílica o la muralla. Era un espacio desordenado y deteriorado que requería de esta intervención", explicó Espadas. Por su parte, Fernández Cabrero se mostró muy satisfecho con el resultado: "Todo llega para el que sabe esperar. No ha habido ningún aspecto que hayamos solicitado y que no haya sido atendido. La reurbanización solemniza el entorno y lo hace más práctico y útil".

El nuevo diseño conlleva una reordenación del tráfico de toda la zona. A partir de Semana Santa, se volverá a poder circular bajo el Arco como salida, aunque el objetivo es reducir sensiblemente el número de coches de manera paulatina, buscando un consenso con los vecinos. De igual forma, se ha ordenado la carga y descarga y, reubicado la parada de taxis, que se ha desplazado hasta la Resolana.

Los trabajos, que comenzaron el pasado julio, han costado 277.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios