Sevilla

Almonte entierra hoy al niño de 2 años fallecido al caerle una cornisa

  • Tres días de luto en la localidad natal de la familia de la víctima del accidente de Villamanrique

El Ayuntamiento de la localidad onubense de Almonte ha colocado las banderas de la Casa Consistorial a media asta durante tres días, a partir de ayer sábado, con motivo del fallecimiento del niño de 2 años natural de esta localidad onubense tras desprenderse una cornisa en la casa de sus abuelos en Villamanrique de la Condesa.

El cuerpo sin vida del menor llegó ayer al tanatorio de la localidad de Almonte y se espera que sea enterrado a las 09:00 de hoy domingo en el cementerio municipal. El niño y su familia eran naturales de la localidad almonteña.

Por su parte, la concejal de Hábitat Urbano del Ayuntamiento de Villamanrique de la Condesa, Isabel María Jiménez, explicó ayer a Europa Press que la cornisa desprendida que provocó la muerte del niño no presentaba signos de deterioro.

La edil afirmó que se desconocen las causas del desprendimiento de la cornisa y aclaró que "no había signos de deterioro, y no se habían caído cascotes con anterioridad".

Asimismo, Jiménez señaló que el edificio se encontraba en buen estado, ya que se había reformado en el pasado, y que la cornisa ha caído "entera y con un corte limpio".

El desgraciado accidente ocurrió el viernes en la calle Flor del municipio sevillano poco antes de las seis y veinte de la tarde. Según informaron fuentes del servicio de emergencias 112, varios ciudadanos comunicaron a esa hora que un niño había resultado herido y solicitaron asistencia sanitaria. El pequeño estaba jugando en la calle, en la puerta de la casa de su bisabuela, de la que se desprendió el voladizo del tejado y le alcanzó de lleno.

El 112 alertó a los Bomberos de la Diputación, a la Guardia Civil y a la empresa pública de emergencias sanitaria del 061. Una ambulancia de este servicio trasladó al niño hasta el centro de salud más cercano, el ambulatorio de Pilas, pero falleció en este centro sanitario. Los médicos sólo pudieron certificar la defunción del pequeño, cuyo cuerpo fue llevado al tanatorio de San Jerónimo de Sevilla, donde se encuentran las dependencias del Instituto de Medicina Legal, en cuya sede se le practicará la autopsia en las próximas horas. Los Bomberos estuvieron revisando la cornisa desprendida y examinando cómo pudo producirse el derrumbe, ya que se trata de una casa de nueva construcción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios