Sevilla

"En las manifestaciones cofradieras no siempre hay una experiencia religiosa"

  • El obispo auxiliar, en presencia de monseñor Asenjo, destacó también que las cofradías "logran que muchas personas se conviertan".

Comentarios 2

"En las manifestaciones cofradieras no siempre hay una experiencia religiosa. Hay que apostar por fortalecer a las hermandades para que en sus actos exista una mayor experiencia de fe". Esta frase corresponde al obispo auxiliar de Sevilla, Santiago Gómez Sierra, quien acompañó al arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, en la presentación de los objetivos pastorales de la Iglesia sevillana para el próximo lustro.

El obispo auxiliar destacó que no se puede confundir "la fe cristiana con la afición al mundo cofradiero". Dicho lo cual, también señaló que las cofradías "permiten que muchas personas se conviertan", a lo que se añade la gran labor asistencial que desempeñan.

Monseñor Asenjo, por su parte, recalcó que el cometido de la Iglesia sigue siendo el de "ofrecer los dones de la salvación a las fieles". Por tal motivo, defendió que este compromiso misionero debe recaer en las parroquias a través de un trabajo desempeñado por toda la comunidad cristiana. Para ello, se han establecido unas líneas básicas que conforman las nuevas orientaciones pastorales que tienen como lema Siempre adelante, una frase que acuñó el recientemente canonizado Fray Junípero Serra.Siguiendo la misma línea, el obispo auxiliar señaló que el nuevo plan pastoral atiende a la realidad actual de la Archidiócesis de Sevilla, "donde está instalada una cultura urbana en la que conviven la piedad popular, fruto de nuestra identidad, junto a una secularización reciente que a veces hiere a la tradición religiosa, algo que genera una dimensión cultural nueva". En ese sentido, Gómez Sierra manifestó que para "avanzar en el camino de la conversión pastoral" se han ideado cinco líneas de trabajo.

La nueva pastoral contempla fortalecer el tejido comunitario de la Iglesia dada la necesidad de "comunidades donde los creyentes puedan compartir y celebrar su fe en una parroquia abierta y flexible, lejos de una circunscripción vecinal". Se busca, de igual modo, desarrollar iniciativas cristianas con cursillos eclesiásticos y otras medidas, "ya que la difusión generacional de la fe se está diluyendo". Desde la archidiócesis se alienta también al servicio evangelizador de la piedad popular, donde "los creyentes puedan compartir sus experiencias con iniciativas de comedores sociales, economatos o centros de orientación familiar".

Las restantes líneas de trabajo radican en "la devoción a los pobres", que tomando como base acciones comunitarias como las de Cáritas, Pastoral Obrera u ONG católicas, se buscar "desear y cuidar el bien de los demás". Según estas líneas de trabajo, se trata de lograr "una espiritualidad plena de los miembros de la Iglesia para ejecutar una voluntad misionera y combatir el cristianismo conformista".Durante la presentación de ayer se mostró la preocupación por la precariedad de los barrios periféricos de Sevilla, víctimas del paro, por lo que el arzobispo pidió que la caridad sea "naturaleza y manifestación de la creencia en Cristo" y no una actividad de asistencia social, a la vez que, agradeció el papel fundamental que tienen hermandades, asociaciones e instituciones para luchar contra esta precariedad.

El arzobispado adaptará en los cinco años del programa pastoral el horario de misa de las iglesias a las costumbres de los fieles. Monseñor Asenjo se mostró también preocupado con el debilitamiento de la tradición cristiana que va de padres a hijos y apostó por que sea la Iglesia, mediante la catequesis y la confirmación, la que apuntale esta tradición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios