Sevilla

Autorizada la construcción de un remonte junto a la Casa de la Moneda

  • La Gerencia de Urbanismo se ve obligada a conceder la licencia de ampliación de la casa del número 7 de la calle Almirante Lobo al estar contemplada la opción en el Plan General

El remonte en construcción junto a la Casa de la Moneda El remonte en construcción junto a la Casa de la Moneda

El remonte en construcción junto a la Casa de la Moneda / José Ángel García (Sevilla)

Comentarios 3

La calle Almirante Lobo perdió los árboles frondosos en el pasado mandato municipal y ahora gana altura en una de sus fincas principales. La Gerencia de Urbanismo ha autorizado la construcción de una planta más en el número siete, de acuerdo con el proyecto de reforma parcial y ampliación por remonte del edificio existente. La obra tiene todas las bendiciones y evoluciona con rapidez. La casa está catalogada en el vigente Plan General con el título de Protección parcial en grado segundo.

La ficha del catálogo del inmueble obliga a proteger la fachada, la primera crujía completa, la organización tipolíogica y el tipo de cubierta. La documentación subraya que el edificio se encuentra en el entorno de un Bien de Interés Cultural (BIC) como es la Casa de la Moneda, declarada monumento histórico artístico en 1970. El planeamiento de aplicación es el plan sectorial elaborado expresamente y aprobado en 2005.

Estado de la obra en el día de ayer. Estado de la obra en el día de ayer.

Estado de la obra en el día de ayer. / M. G. (Sevilla)

El proyecto, además de la construcción de una nueva planta, incluye la sustitución de la escalera, la instalación de un ascensor, la restitución del patio central, la ampliación de una planta más coplanaria a la fachada y una redistribución general interior. El resultado será un edificio un edificio desarrollado en tres plantas sobre rasante destinado al uso residencial plurifamiliar con un total de dos viviendas y local comercial en planta baja.

El proyecto cuenta con el informe favorable de la Comisión Provincial de Patrimonio con fecha de 2018. 

La licencia es un acto reglado, como se recuerda muchas veces en los despachos de la Gerencia de Urbanismo. Se concede o no en función del planeamiento aprobado en su día, que pudo ser recurrido por quienes estuvieran en contra. Por este motivo, Urbanismo no podría negar una licencia que el Plan Especial sí permite, ni mucho menos conceder una licencia en contra de la normativa. La Gerencia, con la ficha de catálogo en la mano, no puede negarse a autorizar una planta más si el catálogo lo permite. Desde la reactivación económica, no es el único caso llamativo de ampliación de un edificio singular.

La casa del número 7 de Almirante Lobo antes del inicio de la obra La casa del número 7 de Almirante Lobo antes del inicio de la obra

La casa del número 7 de Almirante Lobo antes del inicio de la obra / M. G. (Sevilla)

La Gerencia de Urbanismo autorizó recientemente la construcción de una nueva planta, tipo remonte retranqueado, en un edificio de la década de los años veinte de la pasada centuria ubicado en la Avenida de Menéndez Pelayo, número 36. La ficha del PGOU permite –también en este caso– esta ampliación expresamente, por lo que la Comisión de Patrimonio concedió el visto bueno. Se trata de un proyecto de rehabilitación para diez viviendas y locales comerciales en la Avenida Menéndez Pelayo, junto al Puente de San Bernardo.

El edificio proyectado corresponde a la tipología de vivienda plurifamiliar entre medianeras, compuesto de cinco plantas sobre rasante (Baja más cuatro). Las viviendas se componen de un programa estándar inicial de salón comedor, cocina, un dormitorio y un baño, a excepción de la vivienda situada en la planta última en la que se disponen dos dormitorios y dos baños. Se trata de un edificio de estilo regionalista, aproximadamente del mediados de los años veinte del siglo pasado, es obra del arquitecto Juan Talavera y Heredia.

La composición en planta viene condicionada fundamentalmente por la condición de edificio en esquina, la ubicación de los núcleos de comunicación, los patios preexistentes y el programa de necesidades requerido por el promotor. El proyecto plantea una remodelación completa de los accesos y zonas comunes e incluye, como en el caso de la calle Almirante Lobo, un ascensor. La edificabilidad del edificio sufre una reestructuración como consecuencia de la eliminación de superficies de entreplantas situadas en los locales comerciales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios