Sevilla

El Ayuntamiento retira la ayuda a la capilla de San José por falta de proyecto de obra

  • El gobierno destinará a otros fines los 85.000 euros presupuestados para los trabajos urgentes que necesita el templo

El interventor del Ayuntamiento de Sevilla y el alcalde, Juan Espadas, ayer. El interventor del Ayuntamiento de Sevilla y el alcalde, Juan Espadas, ayer.

El interventor del Ayuntamiento de Sevilla y el alcalde, Juan Espadas, ayer. / Juan carlos muñoz

El Ayuntamiento de Sevilla aprobó este lunes en el Pleno municipal la retirada a la comunidad de frailes capuchinos de la capillita de San José de la ayuda incluida en el presupuesto de 2017 para que la ejecución antes de final de año de unas obras urgentes en el templo. A pesar de la importante necesidad de efectuar estos trabajos, la congregación de los capuchinos aún no ha presentado el proyecto de obra, lo que ha llevado al gobierno local a retirarle los 85.000 euros acordados antes de que finalice el año y la partida quede sin ejecutar.

La Inspección Técnica de Edificaciones (ITE), realizada antes del verano, reveló la necesidad de cambiar las vigas de hierro del forjado de uno de los dormitorios de los frailes que se encuentra justo encima del coro. La intención era acometer esta obra urgente junto con el proyecto de emergencia para frenar el deterioro de las pinturas murales de la capillita. Estas intervenciones tendrían un coste de unos 115.000 euros y una duración de cuatro meses.

Los frailes rechazaron en octubre una ayuda civil de 25.000 euros para la rehabilitación del templo

La realización de la ITE era uno de los requisitos que puso el Ayuntamiento para dar licencia de obras y una ayuda económica a la restauración. Estas habitaciones fueron construidas a principios del siglo XX. Los forjados están hechos con vigas de hierro que se han oxidado y partido.

La Asociación Pro Restauración Capilla San José (Areca) iba a hacerse cargo del resto del presupuesto necesario para acometer la obra urgente, pero los capuchinos decidieron en octubre prescindir de la ayuda y la colaboración que desde hace cuatro años venía desempeñando la asociación Areca, en la que se integran economistas, especialistas en rentabilidad social empresarial (RSE) y crowdfunding, administrativos, periodistas, gestores de patrimonio cultural, arquitectos, conservadores y restauradores, así como estudiantes y graduados en Historia del Arte, Bellas Artes, Turismo y Comunicación. Durante los últimos cuatro años, esta asociación ha organizado importantes actividades para recaudar fondos y dar visibilidad a la imperiosa restauración que necesita el templo. Según informó entonces la propia Areca, la decisión de rechazar la ayuda civil fue adoptada por el nuevo guardián del convento, fray Eduardo Rodríguez.

El cambio de criterio de los capuchinos llevó a la junta directiva de Areca, que preside Juan Carlos Hernández, profesor de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla, a comenzar los trámites para la disolución de la entidad. Los miembros de esta sociedad civil comprometidos con el patrimonio consiguieron recaudar más de 25.000 euros para llevar a cabo las obras descritas por la Inspección Técnica de Edificaciones, además de arrancarle al Ayuntamiento de Sevilla el compromiso de los 85.000 euros que ayer el Pleno municipal aprobó retirar de momento.

En principio, esta partida volverá a ser incluida en los presupuestos de 2018 a la espera de que la comunidad de fraile capuchinos presente el proyecto de obra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios