Medida contra los problemas de ruido

Urbanismo frena la proliferación de la moda de negocios sin fachada

  • Los técnicos comienzan a rechazar los proyectos en los que los establecimientos carecen de cerramiento al exterior o son abatibles

  • Los casos de estos locales se multiplican durante Semana Santa

En la Avenida de la Constitución hay varios ejemplos de negocios sin fachada. En la Avenida de la Constitución hay varios ejemplos de negocios sin fachada.

En la Avenida de la Constitución hay varios ejemplos de negocios sin fachada. / Belén Vargas

Una de las últimas modas en el casco histórico es la apertura de negocios sin fachada. Estos diseños arquitectónicos donde las puertas correderas de cristal son predominantes se pueden ver en la Avenida de la Constitución, la Plaza Nueva o en otras calles comerciales cada día más transitadas por turistas. En Semana Santa se multiplican, ya que cualquier local es bueno para vender unos refrescos y bocadillos al paso de una cofradía. En la mayoría de los casos se trata de comercios que se han convertido en restaurantes o heladerías. La Gerencia de Urbanismo ha puesto freno a esta tendencia que genera problemas de ruidos para los vecinos del centro principalmente.

El servicio de licencias e inspección urbanísticas ha emitido un informe por el que a partir de ahora se establece un criterio de aplicación a seguir con el objetivo de otorgar licencia para la adecuación y puesta en funcionamiento de establecimientos cuyas actividades se desarrollan sin cerramiento al exterior en la fachada o siendo abatible. Los técnicos entienden que el diseño de estos locales sin fachada incumplen diferentes normas de carácter mediambiental. Únicamente se admiten sin portada los establecimientos que, por su especial tipología, no puedan contar con ellas, como son los complejos deportivos al aire libre, quioscos o auditorios ocasionales en recintos abiertos. En ningún caso pueden ser locales pertenecientes a edificios construidos donde se desarrollan actividades comerciales, recreativas o similares.

La Gerencia ha emitido una circular entre los trabajadores sobre los informes que se realicen de proyectos cuyo objeto sea la adecuación de locales y su actividad esté calificada ambientalmente, debiendo contemplar en todo caso los siguientes criterios en cumplimiento de la normativa urbanística y medioambiental. Primero, en la planta baja, donde se desarrollan los locales, se ha de mantener el mismo ritmo de macizos y huecos que en las plantas superiores. Segundo, sólo será admisible como hueco de acceso el de entrada al local, quedando el resto de huecos que se proyecten con un zócalo que impida que el mismo sea accesible, debiendo permanecer fijos sin ser abatibles. Tercero, en zonas del casco histórico, las fachadas deben disponerse sobre las alienaciones exteriores. En la sede de Urbanismo hay en la actualidad muchos casos de negocios que no tienen legalizada ese modelo.

Este modelo de locales genera problemas de ruidos a los vecinos del centro principalmente

Esta es una de las primeras medidas que realizan conjuntamente la Gerencia con el servicio de Medio Ambiente, cuya esperada fusión se encuentra bastante avanzada tras las reuniones mantenidas y los cruces de documentos con las jefaturas de los servicios y los sindicatos. El proceso ha sido dividido en dos fases. En la primera la idea es pasar las plazas necesarias para que Urbanismo asuma las labores de calificación ambiental y las autorizaciones ocasionales y extraordinarias.

En Medio Ambiente quedará el personal suficiente para mantener el control posterior y la disciplina. Esta primera fase se culminará más adelante con la integración completa. Los técnicos se encuentran trabajando en una relación de puestos de trabajo (RPT) que incrementará las plazas asignadas a la inspección. Este parte es bastante compleja. En el gobierno socialista entienden que con la primera fase sería posible acabar con el retraso en la tramitación de las licencias que afecta a estos dos departamentos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios