Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Sevilla

Tres Barrios-Amate reclama mejoras en el arbolado ante el "riesgo" de caída de ramas

  • La plataforma vecinal denuncia que hay varias calles en las que han constatado el desprendimiento de parte de los árboles

La plataforma ciudadana Tres Barrios-Amate reclamó ayer al Ayuntamiento más labores de cuidado y mantenimiento en el arbolado de dicha zona, al tiempo que avisó de los riesgos de "desprendimiento de ramas". Según este colectivo, en sus calles los trabajos en el arbolado apenas alcanzan "el cinco por ciento" de lo debido. De esta manera, dicha plataforma se ha sumado a la controversia que rodea desde hace meses la gestión del arbolado de la ciudad y que se ha convertido en motivo de una agria disputa entre el gobierno que preside Juan Espadas y los grupos de la oposición, con especial beligerancia por parte del PP.

En declaraciones a Europa Press, Salvador Muñiz, de la plataforma Tres Barrios-Amate, en la zona barrio hay varias calles como las de Candelaria o Candela, donde "pueden darse desprendimientos de ramas". Él mismo ha tenido "complicaciones" a la hora de acceder a su domicilio al verse obligado a "retirar ramas por no poder meter el coche en el garaje".

Según Muñiz, en el entorno de Tres Barrios y Amate, los trabajos de mantenimiento del arbolado apenas alcanzan "el cinco por ciento" de lo debido. A tal efecto, este portavoz de los vecinos hizo hincapié en que después de haber comprobado "la buena labor en barrios como el de Alcosa", donde ha presenciado "la tala de palmeras" que suponían en riesgo por su estado de deterioro, Tres Barrios-Amate "merece" actuaciones similares y que se cuide el arbolado "de la misma manera".

Por eso, conminó al Ayuntamiento, y concretamente a su director general de Medio Ambiente, Adolfo Fernández, a activar las medidas necesarias en el barrio, sin dejar de reconocer, por otra parte, "la buena gestión" que, de otro lado, está recibiendo el parque público Amate, una de las asignaturas pendientes en materia de parques públicos al arrancar el presente mandato.

Después de que un informe técnico elaborado en 2015 reflejase que unos 2.500 árboles de la ciudad estaban tan deteriorados que se consideraban irrecuperables y suponían un riesgo para la seguridad de las personas por posibles caídas o desprendimiento de ramas, el Ayuntamiento ha acometido recientemente la tala de los últimos 500 árboles declarados en situación de "riesgo cuatro para las personas".

La medida, iniciada en un contexto de repetidas caídas de ramas y tras los intensos temporales de viento y lluvia de la primavera, ha despertado fuertes críticas entre los colectivos ecologistas y entre las fuerzas de oposición, a cuenta de las voces que defienden que muchos de los citados árboles aún pueden ser salvados con el debido tratamiento, toda vez que el Gobierno local socialista encuadra el deterioro de estos ejemplares en los años de gobierno del PP, alegando que las talas serán compensadas con la plantación de 5.000 nuevos árboles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios