Contenido ofrecido por Universidad Pablo de Olavide

“Carmona esconde un tesoro arqueológico bajo sus pies”

  • El arqueólogo Juan Manuel Román habló sobre los nuevos descubrimientos acaecidos en Carmona

Juan Manuel Román, arqueólogo. Juan Manuel Román, arqueólogo.

Juan Manuel Román, arqueólogo.

Juan Manuel Román, arqueólogo del Museo de la Ciudad de Carmona y director del curso Introducción a la espeleoarqueología aplicada: el estudio de las minas de agua, habló sobre las exploraciones realizadas durante los últimos años que han sacado a la luz una impresionante red de minas existentes bajo el subsuelo de Carmona.

Estas obras de ingeniería hidráulica garantizaban un abastecimiento constante de agua, normalmente de buena calidad, que podía ser empleada para consumo humano, para la agricultura e, incluso, como fuerza motriz para los molinos de cereal. “Esta tecnología tuvo su origen en la zona de Persia hace unos 4000 años, llegando a la Península Ibérica en época romana, cuando fue aplicada a la construcción de numerosos tramos de acueductos”, explicó el arqueólogo.

Durante la etapa medieval islámica se registró un nuevo impulso en el uso de este tipo de infraestructuras que han seguido construyéndose y usándose hasta la actualidad. “En Carmona, la que denominamos como mina de San Antón, abasteció a la única fuente de agua potable que tuvo la ciudad, al menos, desde el siglo XV hasta mediados del siglo XX. A partir de las exploraciones realizadas por nuestro equipo y de los resultados de las excavaciones arqueológicas urbanas, podemos decir que la mayor parte de las minas de agua existentes en Carmona, e incluso en los Alcores, datan de época romana”, afirmó el director del curso.

Por último, Juan Manuel Román afirma que las minas han perdido su uso original y muchas se encuentran rellenas de sedimentos, pero desde el Ayuntamiento se está estudiando la viabilidad de poner algún tramo en valor y hacerlo visitable, aunque siempre tendrían que consensuar los criterios en los que primen la conservación de las minas y la seguridad de los visitantes. “En cualquier caso, más que su puesta en valor, el objetivo actual es la investigación y el conocimiento de estos bienes patrimoniales para que puedan ser protegidos”, concluyó.