Sevilla

La Catedral pierde 97.000 visitantes

  • La crisis recorta un 11% los ingresos en taquilla entre enero y julio de este año

Comentarios 24

Para la Catedral de Sevilla no hay brotes verdes. La crisis económica se sigue cebando con el primer monumento de la ciudad. La caída de visitantes es cada vez más significativa. El Cabildo ha cerrado los resultados de julio con 96.950 visitantes menos respecto a los siete primeros meses de 2008, lo que supone un descenso del 11,92%. Este resultado influye negativamente en los ingresos, que se reducen un 11% en lo que va de año. El Cabildo habría dejado de ingresar cerca de 520.000 euros, según un primer cálculo aproximado. La crisis ya había avisado seriamente en el balance del primer cuatrimestre. En abril se cerraron los resultados con 55.321 visitantes menos, lo que provocó unas perdidas con respecto al año anterior de 301.073 euros. Los meses de mayo a julio no sólo no han ofrecido un atisbo de recuperación, sino que la crisis se ha hecho más profunda con las correspondientes consecuencias. Si la Catedral falla, es una clave inequívoca de que el turismo en la ciudad también está fallando, pues se trata del primer monumento de la ciudad y tiene el valor añadido de ser un termómetro de la coyuntura general. Sus registros de visitas suelen ser siempre elevados, a pesar de que no figura entre los monumentos que abre al público un mayor número de horas, lo que tiene su explicación en la gran cantidad de cultos y actos litúrgicos que acoge el templo metropolitano. El año pasado abrió un total de 2.308 horas, frente a las 3.816 de la Alhambra de Granada.

Si la Catedral ingresa menos dinero, las cuentas de la Iglesia de Sevilla, en general, se resienten también, pues el templo metropolitano no sólo se autofinancia gracias al turismo en lo que a la su conservación y mantenimiento se refiere, sino que figura entre las principales fuentes de ingresos del Arzobispado para fines pastorales y asistenciales. El 33% de la recaudación por la denominada visita cultural a la Catedral se destina al Arzobispado, que en su mayor parte invierte el dinero en la construcción de nuevos templos y en ayudas a los necesitados.

Si se establece la comparación exclusivamente entre los meses de julio de 2008 y de 2009, el balance tampoco mejora. En julio del presente año se han recibido 10.336 visitantes menos. El desglose es el siguiente: se han vendido 7.706 entradas menos de adultos, 930 con categoría de reducida y 1.700 como invitados.

La caída en el número de visitantes es más significativa si se tiene en cuenta que el período entre marzo y mayo es tradicionalmente uno de los mejores, junto con el de septiembre a octubre. Está comprobado que el período con menor número de visitantes es el comprendido entre noviembre y febrero. Por este motivo, lo peor estaría aún por venir.

El pasado año ya comenzó a notarse la crisis de forma considerable, pues en julio se registraron 3.269 visitas menos que en el mismo mes de 2007. Aún así, la caída del turismo registrada tanto en el resultado de julio del presente año como en el acumulado agrava mucho más la situación.

En el análisis de las estadísticas de visitas a la Catedral llama la atención que la afluencia de visitantes se mantiene alta en los días de Semana Santa y Feria, a pesar de que la caída de visitantes es notable desde el primer mes de año. La Semana Santa, incluso este 2009, se ha consolidado como uno de los períodos con mayor número de visitantes, cuando hace años era la Feria la que destacaba en este aspecto. Ha habido días de la Semana Santa en que ha aumentado la cifra de visitantes respecto al año anterior. El Lunes Santo subió un 7,99%; el Miércoles Santo, un 13,48%, y el Domingo de Resurrección, un 0,9%. En cambio, la afluencia de visitantes bajó el Jueves Santo un 5,30%, el Viernes Santo un 4,46% y el Sábado Santo un 14%. El resultado global de la Semana Santa fue de una caída de sólo un 0,95%, un dato que el Cabildo Catedral valora como positivo dentro del contexto económico actual.

El delegado ejecutivo de la Catedral, el canónigo Francisco Navarro Ruiz, ya advirtió hace unos meses que estos resultados obligarán a un reajuste de las cuentas con varias consecuencias inmediatas. En primer lugar, la paralización de grandes proyectos de conservación que estuvieran pendientes, a excepción de los que consigan una financiación pública. La directriz es la de no afrontar grandes proyectos hasta nuevo aviso. Quedan pendientes obras como la restauración de la fachada del templo que da hacia la calle Alemanes o la restauración integral del Patio de los Naranjos, valorada en 6 millones de euros. Por el momento, no hay más dinero en caja propia para otras iniciativas.

De hecho, el propio Cabildo trabaja este año con un presupuesto reducido en un 16% respecto a 2008. El órgano rector del templo metropolitano tiene claro que, aunque se alcanzara un más que improbable acuerdo de financiación pública o privada para algún proyecto pendiente, su participación ha de ser siempre y en todos los casos al 50%. Es el criterio que se ha seguido con éxito desde hace años, incluido en la compleja obra de restauración de los pilares agrietados del trascoro (sufragada conjuntamente con el Estado) o en la gran limpieza de la fachada de la Avenida (pagada a medias con la Fundación Caja Madrid). La norma es no aspirar nunca a una financiación al cien por cien. Ni siquiera en tiempos de crisis. Como curiosidad, el Cabildo tiene calculado que el promedio de visitantes en la pasada Semana Santa fue de 224 a la hora en la taquilla del atrio de la Puerta del Príncipe.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios