Sevilla

Comprometidos con el medio ambiente

  • El Ecolocal cumple un año a favor de la participación ciudadana mediante la educación y la informaciónl tienda libre C/ Jesús del Gran Poder, 110. Abierto de lunes a jueves de 17.30 a 21.00 y los viernes de 10.00 a 14.00.

Comentarios 2

Pasear por los alrededores de la Alameda de Hércules conlleva sorpresas agradables de todo tipo y una de ellas es encontrarse un local con la puerta abierta y un cartel que reza: "Tienda libre, coge y deja lo que quieras". Un año justo cumple el mes que viene este ecolocal de la calle Jesús del Gran Poder, montado por varios amigos como proyecto educativo y medioambiental de carácter abierto y participativo.

Revistas, libros, ropa y otros objetos como adornos, juegos y pequeños muebles pueblan las estanterías de este local, el cual se les ha quedado pequeño, por lo que en breve se trasladarán a la Plaza de San Marcos. También cuentan con un tablón para los intercambios de objetos más grandes, pero la tienda no es la principal protagonista de esta pionera iniciativa, ya que la libertad promovida por el local impulsa también a los que se acercan a idear talleres, propuestas y nuevas actividades como claro ejemplo de participación ciudadana.

Hace unos días celebraron una comida popular en la Huerta del Rey Moro, pero además casi todas las semanas cuentan con una sesión de cine y con distintos talleres, como el de bicicletas -donde Isra y Juan no sólo las arreglan, sino que además enseñan a los usuarios a hacerlo-, el de meditación o el de reciclaje. "Mucha gente se involucra en las actividades e incluso ordenan la ropa y la tienda, limpian, o proponen películas o charlas", afirma Mayte Toledano, miembro de la Asociación Enjambre sin Reina y del ecolocal.

Entre las ponencias, de las cuales se busca un trasfondo educativo de carácter social y medioambiental, una reciente fue la del refugiado colombiano Javier Orozco, quien denuncia la situación insostenible que se vive en su país, así como la tala indiscriminada de árboles debido a la reciente fiebre por la plantación de palmas africanas, de las que se extrae el biodiésel tan de moda en Europa.

A mitad de camino entre una consultoría y un centro cívico, los voluntarios del ecolocal trabajan al servicio del ciudadano impulsando la particiación con estas y otras actividades, como las convocatorias que lanzan para realizar trueques de objetos o servicios y el banco del tiempo. Su buen funcionamiento ha llevado al Ayuntamiento a encargar a estos jóvenes un proyecto de banco del tiempo para los distritos. "Hace tres años montamos entre diez amigos la asociación Enjambre sin Reina, dedicada a la educación medioambiental, y entre diversos proyectos particulares tuvimos la idea de montar un espacio abierto a la gente y que sirviera para golpear conciencias", señala Mayte, cuya asociación recibe una pequeña subvención de la Unión Europea para el alquiler y el mantenimiento del local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios