Plaza Nueva | María del Mar Sánchez Estrella

“Conseguimos que el maratón pasara por Sierpes y la Giralda”

  • Fue responsable muncipal de los cuatro maratones (2011-2015) de la alcaldía de Zoido, con quien llega en 2007. Fichó a José Luis Cienfuegos en el festival de Cine Europeo. Nueva directora general de Patrimonio

María del Mar Estrella, nueva directora general de Patrimonio Histórico y Documental de la Junta, en el Ayuntamiento. María del Mar Estrella, nueva directora general de Patrimonio Histórico y Documental de la Junta, en el Ayuntamiento.

María del Mar Estrella, nueva directora general de Patrimonio Histórico y Documental de la Junta, en el Ayuntamiento. / Belén Vargas

Comentarios 1

EL viernes renunció a su acta de concejal. María del Mar Sánchez Estrella (Sevilla, 1964) fue delegada de Cultura y Deportes y se estrena como directora general en Cultura en el Palacio de Miguel Mañara, en tiempos colegio donde estudió Alfonso Guerra.

–Hoy se corre el maratón de Sevilla. Cuatro en su currículum.

–Los técnicos del Instituto Municipal de Deportes hicieron un trabajo espléndido. Tuvimos claro desde el principio que el maratón tenía que transcurrir por el centro de la ciudad. Sevilla es una ciudad llana y patrimonial. El turismo de deporte está muy en boga. Los maratonianos tenían que pasar a los pies de la Giralda, la calle Sierpes o la Alameda, no por zonas más frías como antes. Pasamos de cuatro mil corredores a quince mil, cifra en la que se estabilizó.

–¿Ha corrido algún maratón?

–Ando de prisa, pero no corro.

–Las elecciones de abril y mayo son lo más parecido a una carrera de 3.000 metros obstáculos.

–Va a ser una primavera muy intensa para la ciudad de Sevilla y para el resto del país. Desde lo más básico de la política local a los retos de la política europea.

–Se especializó en Historia del Arte y es aficionada al Barroco. ¿Qué le falta por ver de las exposiciones sobre Murillo?

–He visto casi todas. La de Santa Clara, la que coordinó Pedro G. Romero, la Catedral, el Hospital de la Caridad.

–¿Y la del Museo con las obras procedentes de medio mundo?

–Le tengo que ser sincera. Podría mentirle y decirle que sí la he visto. Fue dos veces en Navidad y afortunadamente había muchísima cola. Tengo todavía un mes para verla. Sería imperdonable no ir a ver a uno de mis pintores favoritos, uno de los mejores artistas de la Historia del Arte.

–¿Ha echado en falta algo en el Año Murillo?

–No sé si desde mi nueva responsabilidad voy a poder conseguir que la Casa de Murillo sea la Casa de Murillo. El Centro de Flamenco puede encontrar ubicación en cualquier otro inmueble de la ciudad, pero esa Casa debería acoger un centro de estudios del Barroco y de la Escuela de Murillo.

–¿Estuvo en los Goya?

–Sí. Me gustó muchísimo la actuación de Rosalía y la intervención de Jesús Vidal. La enseñanza de la película Campeones es invertir el discurso de la normalidad y la diversidad. Lo diverso no implica inferioridad, nos da lecciones de superación y de superioridad.

–El mundo al revés. El PSOE en la Moncloa y el Ayuntamiento y el PP en la Junta de Andalucía...

–Es un sueño cumplido que nuestro grupo político haya podido alcanzar el gobierno en la Junta. El cambio, la alternancia en democracia no supone ningún riesgo para los funcionarios ni para los ciudadanos. Un cambio tranquilo.

–En 1982 llegó a la mayoría de edad y ya estaba el PSOE.

–Y como yo muchísima gente no ha conocido otra cosa. No podemos permitirnos decepcionar las expectativas que ha levantado.

–Carmen Castreño dijo el viernes que Antonio Muñoz “la va a echar de menos”...

–Mi memoria es selectiva, sólo me quedo con los buenos recuerdos.

–Con el PP en la Junta, ¿habrá efecto dominó como en el 95 en las municipales y el 96 con la llegada de Aznar en las generales?

–Suele ocurrir cuando en el ambiente se percibe que hay un partido que trae aires de cambio.

–En la última entrevista leía a Houellebecq. ¿Y ahora?

–Un amigo me ha prestado el libro La superioridad moral de la izquierda. Dice que el último capítulo se titula La superioridad intelectual de la derecha, pero todavía no he llegado.

–¿Mantiene relación con Zoido?

–Fue de los primeros en felicitarme. Le dije que él fue el que me metió en este mundo.

–¿La recibieron en Deportes como el coco especulador que venía a privatizar?

–Hicimos lo que decía la ley, el secretario y el interventor. Las juntas rectoras no se podían nombrar a dedo, tenían que salir a concurso público. Creían que se lo íbamos a dar a grandes multinacionales y lo gestionaron los clubes y asociaciones. Llegó el nuevo gobierno y mantuvo las mismas concesiones.

–¿Una foto fija de su gestión?

–Recién llegados, había un concierto en el día de la Música junto al Arquillo. Los músicos dijeron que había que apagar las dos farolas, pero era competencia de Urbanismo. Estaba dispuesta a poner los 120 euros que costaba. Al final del concierto, me fui caminando por la Avenida y al ver las dos farolas apagadas vi en ese detalle que los políticos estábamos para arreglar los problemas.

–¿Con qué se queda?

–Soy llorona. Unos años apasionantes. Si tengo que poner un nombre, el de María José Pedrosa, una pedazo de gerente en el IMD que ahora está en el Alcázar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios