Festividad de Todos los Santos

El Covid no altera las cifras del cementerio de Sevilla

  • Las inhumaciones e incineraciones se mantienen en la tónica de años anteriores

  • Tampoco ha sido necesario construir nuevas unidades de enterramiento, como sí ha ocurrido en otros camposantos españoles

Vista general del Cementerio de San Fernando, en Sevilla.

Vista general del Cementerio de San Fernando, en Sevilla. / José Ángel García

La cifra de fallecidos que ha dejado la pandemia de coronavirus en Sevilla capital no ha alterado la del Cementerio de San Fernando, donde el número de inhumaciones e incineraciones mantiene la tónica de años anteriores. Tampoco se refleja dicha incidencia en las unidades de enterramiento, ya que, a diferencia de lo que ha ocurrido en otros camposantos españoles, no ha sido necesario construir nuevas sepulturas, nichos o columbarios para las víctimas del Covid-19. 

Se han convertido en una imagen viral. Desde que estalló la actual crisis sanitaria, han sido una constante en las redes sociales las fotografías de los nuevos nichos y columbarios construidos en varios cementerios de España, principalmente en las grandes ciudades. 

Uno de los casos más conocidos ha sido el de Madrid, donde los cementerios de la Almudena, Vallecas y Sur han acogido obras los últimos meses para albergar los cuerpos o las cenizas de los fallecidos por el virus. Se trata, en todo caso, de iniciativas que tienen un carácter preventivo, ya que con dicha actuación el Ayuntamiento que dirige José Luis Martínez-Almeida pretende adelantarse a la necesidad que tendrán muchas familias de usar estos servicios ante las consecuencias mortales del Covid. Sólo en el de la Almudena -uno de los camposantos más grande de Europa- se han habilitado 1.900 columbarios y 265 nichos. 

Las incineraciones siguen imponiéndose

Tal situación está lejos de que ocurra, por ahora, en el de Sevilla, donde las cifras se mantienen sin cambios significativos respecto a años anteriores. En este sentido, las incineraciones siguen imponiéndose a los enterramientos tradicionales. Así, desde que comenzó este fatídico 2020 y hasta este viernes, el número de personas incineradas en el crematorio municipal alcanza las 2.652, frente a las 1.105 en inhumaciones. La diferencia sigue siendo bastante considerable. 

Las cifras del cementerio sevillano. Fuente: Ayuntamiento de Sevilla. Las cifras del cementerio sevillano. Fuente: Ayuntamiento de Sevilla.

Las cifras del cementerio sevillano. Fuente: Ayuntamiento de Sevilla. / Dpto. de Infografía

Ahora bien, estas cifras apenas varían respecto a las de 2019, que se cerró con 3.132 incineraciones y 1.335 inhumaciones. Esto hace prever que, a falta de noviembre y diciembre, el actual ejercicio concluirá en el Cementerio de San Fernando con una actividad similar al año pasado. Por tanto, el Covid no ha tenido una incidencia notable en términos globales

Muros de nichos vacíos, sin ocupar, en el camposanto sevillano. Muros de nichos vacíos, sin ocupar, en el camposanto sevillano.

Muros de nichos vacíos, sin ocupar, en el camposanto sevillano. / Juan Carlos Muñoz

Por meses, la repercusión tampoco ha sido muy notoria. Abril, septiembre y octubre son los periodos en los que se han registrado los principales incrementos respecto a 2019. En abril -en pleno estado de alarma y en la cresta de la primera ola de coronavirus- los enterramientos tradicionales llegaron a los 127 (14 más que en abril de 2019) y las incineraciones, a 268 (13 más que un año antes). En septiembre, cuando ya había comenzado la segunda ola, las inhumaciones aumentaron en 30 y las cremaciones en 14. Este reciente octubre ha concluido con 16 enterramientos más y un incremento de 60 incineraciones, quizá, el dato más relevante en la comparativa anual, si se tiene en cuenta que se están viviendo los momentos más dramáticos de la segunda ola, con 224 fallecidos por Covid desde marzo en la capital andaluza. 

Las averías en hornos 

La baja incidencia de la pandemia en el cementerio sevillano se debe a varios factores. Uno es el alto número de unidades de enterramientos con el que cuenta el camposanto. Una cantidad idéntica a la de 2019: 1.693 panteones, 29.612 tumbas, 31.968 nichos, 27.936 osarios y 1.110 columbarios. Cifras más que suficientes para albergar a las víctimas que, por ahora, ha dejado la pandemia en la ciudad. 

Otro factor importante es el funcionamiento del servicio de cremación, que ha recibido numerosas críticas los últimos años por las constantes averías en sus hornos. Uno de los últimos fallos fue advertido por el PP, en febrero de este año, antes de que estallara la pandemia. El concejal Rafael Belmonte denunció que de los tres que hay en el cementerio, sólo uno funcionaba correctamente por aquellas fechas, lo que empujaba a muchas familias a acudir a otras localidades para incinerar a sus seres queridos. La pérdida de ingresos por estos problemas se acerca a los 60.000 euros al mes, según el edil popular, quien recordó en verano que la situación "deficitaria" continuaba pese a la pandemia.

El cementerio se llena estos días de flores para honrar a los difuntos. El cementerio se llena estos días de flores para honrar a los difuntos.

El cementerio se llena estos días de flores para honrar a los difuntos. / José Ángel García

Lo cierto es que el Ayuntamiento ha empleado una cifra similar, 63.000 euros, en la reparación del mencionado horno. Según fuentes municipales, esta infraestructura se encontraba "muy desgastada" y los pilares de sustentación habían cedido, lo que provocaba desprendimientos, hasta llegar a debilitar la estructura de apoyos. Por tanto, se procedió a la "necesaria" renovación del revestimiento refractario. Entre otras actuaciones, se construyeron ocho pilares de sustentación y se colocaron nuevos muros y losas. 

Sin embargo, según fuentes de este servicio municipal consultadas por Diario de Sevilla, los problemas no han cesado y recientemente los propios empleados han tenido que "arreglar" otro horno para que funcione a pleno rendimiento, tras detectarse unos problemas en las rejillas. No obstante, el Ayuntamiento ya aclaró el año pasado que, normalmente, de los tres hornos sólo dos funcionan, pues uno se encuentra siempre reservado para tareas de mantenimiento. La media diaria de incineraciones es de 10, mientras que la capacidad de los dos hornos es de 12, por lo que la demanda queda atendida si están activos, al menos, dos.

La política de mercado de las aseguradoras

El gobierno de Espadas, por contra, considera que la bajada en las incineraciones del cementerio -el descenso ha sido del 18,73% desde 2015- obedece a las políticas de mercado de las aseguradoras, que ya tienen acordado con las empresas funerarias dónde se llevará a cabo la cremación de un cliente fallecido. Unos convenios regidos por precios especiales, que se han vuelto bastante competitivos debido a la proliferación de incineradoras al imponerse esta forma de despedir a un ser querido.  

Al margen de la incidencia del Covid, las mejoras en el Cementerio de San Fernando no cesan, de ahí que en los presupuestos de 2020 se haya incluido una partida de 270.000 euros para obras en el camposanto. Entre estos trabajos destacan -además del arreglo del horno- un nuevo mobiliario urbano (con 30 bancos de hormigón), dotación de aire acondicionado en diversas dependencias y el estudio geotécnico de una zona ajardinada para la ampliación de los espacios de esparcimiento de cenizas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios